Actualidad

El consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla, destaca que esta actuación contribuirá a mejorar la calidad del agua y a abaratar su precio en cinco céntimos el metro cúbico

06.04.2022 | Santa Cruz de Tenerife

El sector agrícola del nordeste de Tenerife contará próximamente con la primera balsa de agua regenerada que permitirá a los abonados reducir el coste del agua de regadío en cinco céntimos el metro cúbico, mejorando los niveles de calidad. Así lo aseguró el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla, tras su reunión con la alcaldesa de Tegueste, Ana Rosa Mena, para analizar los trabajos de reconversión de la balsa de agua agrícola de Valle Molina en un embalse de agua regenerada.

Parrilla recordó que esta actuación “contribuirá a mantener más equilibrado el nivel de almacenamiento de la comarca y posibilitará la mejora de la productividad de los cultivos de la zona y la introducción de otros nuevos”.

El consejero hizo hincapié, asimismo, en que será la primera balsa de agua regenerada en la zona norte de la isla y que esta actuación beneficiará a un total de 2.925 abonados de toda la comarca. “Actualmente solo se benefician del agua regenerada unos 51 abonados, pero con esta intervención podrán beneficiarse 2.874 abonados más a la red de agua de la balsa de Valle Molina”, abundó.

Al mismo tiempo, detalló que con la incorporación de esta agua regenerada se obtendrá un agua producto de 1.000 µs/cm de conductividad, “lo que supondrá un incremento de su calidad, pues actualmente está a 1.200 µs/cm”.

Por su parte, Ana Rosa Mena declaró que, “para un municipio agrícola como es Tegueste, resulta fundamental garantizar el regadío a todos los agricultores y agricultoras”. Por eso, “confiamos en que, a través de la colaboración con el Cabildo de Tenerife, continuemos dando pasos en este sentido, buscando fórmulas como el agua regenerada para el riego”.

A la reunión también asistieron el director insular de Agricultura y Desarrollo Rural, Cayetano Silva; el concejal de Agricultura y Desarrollo Rural, Julián Rodríguez Pérez; la gerente de Balten, Ana Sánchez Espadas; además de representantes de la la Asociación Vitivinícola de Tegueste (Avite) y personal técnico de la Corporación insular.

La balsa de Valle Molina es la balsa de cabecera de la Comarca del Nordeste de Tenerife. Fue construida en 1987 y tiene una capacidad de 614.373 metros cúbicos.

Desde el año 2019, el Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias está realizando un plan de seguimiento de las aguas regeneradas en la implantación del regadío en la comarca Noreste de la depuradora de Valle de Guerra cuyos resultados, según explica Javier Parrilla, reflejan que se cumple con los criterios microbiológicos de calidad establecidos en la normativa vigente para su empleo en el uso agrario en todos supuestos que el Real Decreto describe, “lo que aporta tranquilidad y garantía a los agricultores y agricultoras”, asevera.

Otras mejoras para el sector agrícola

Durante el encuentro también abordaron otros asuntos, como la conexión de la balsa de Valle Molina con el depósito de la red de riego de Las Peñuelas. A este respecto, el consejero explicó que ya se ha enviado al Ayuntamiento el posible trazado definitivo, “tras un estudio exhaustivo de la zona, en el que se analizaron hasta cuatro posibles alternativas”, a fin de obtener el informe municipal que permitiera redactar el proyecto de ejecución “de esta conducción vital para el sector agrícola del municipio”.

Asimismo, el consejero insular y la alcaldesa de Tegueste acordaron trabajar conjuntamente en la posible cesión de la gestión de la red de riego de Las Peñuela a la empresa pública Balsas de Tenerife (Balten) con el objetivo de mejorar el servicio que actualmente se presta.


 

Imagen: Reunión en Tegueste, balsa de agua regenerada | CEDIDA