Actualidad

El área de Medio Ambiente organizó recientemente una mesa redonda con los principales expertos, cuyas conclusiones revelan que el “Parque está enfermo y agonizando” y que “su mayor peligro son las decisiones políticas”

28.07.2022 | Tacoronte

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Tacoronte ha organizado recientemente una jornadas a las que acudieron destacados expertos y en las que se pudo abordar un aspecto que forma parte de la inquietud de la sociedad canaria, el futuro del Plan de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide (PRUG).

Si bien no hay una vinculación directa con este espacio y su gestión, El Teide es parte del paisaje diario del municipio y su conservación es un aspecto que también atañe a toda la comunidad, que a lo largo del debate que se ha suscitado también ha aportado sus inquietudes y demostrado una voluntad por aportar, sugerir y colaborar en un proceso que marcará el futuro del Parque Nacional.

La concejala de Medio Ambiente del municipio, Carmela Díaz Vilela, ha destacado las conclusiones a las que han llegado los expertos que han intervenido en las jornadas, y la posibilidad de seguir “trabajando en ese sentido para contribuir de una manera sosegada a que ese debate se siga potenciando desde nuestro municipio, facilitando que Tacoronte se convierta en un foro permanente de ideas y propuestas para lograr la conservación de un espacio Patrimonio de la Humanidad como es El Teide”.

La mencionada mesa redonda, que se celebró bajo el título ¿Cómo proteger un patrimonio natural del pueblo canario?, contó con Manuel Nogales Hidalgo, delegado en Canarias del CSIC; la profesora e investigadora de la ULL, Juana María González Mancebo, y Jaime Coello Bravo, director de la Fundación Telesforo Bravo-Juan Coello, todos destacados expertos en este espacio.

Durante su intervención se abordó inicialmente el contenido del PRUG en relación al diagnóstico del estado actual del Parque Nacional, al que dieron su beneplácito, abordando la realidad de un espacio que soporta cada año más de 4,4 millones de turistas, que lo convierten en el Parque Nacional más visitado del país y el de más densidad de visitantes del mundo. En este sentido, Díaz Vilela señaló una de las aportaciones de estos científicos “es que el futuro del parque debe estar ligado a su conservación, dado que es el motivo por el que está protegido con la máxima categoría de protección” y añadió que el debate sobre el modelo de gestión “es algo que nos ha estado demandando la población”, por lo que señaló que, desde su departamento, “estamos dispuestos a aportar los medios para seguir siendo un vehículo de transmisión de información”, por lo que remarcó que tras ampliarse hasta el 15 de septiembre el plazo de presentación de alegaciones al PRUG, “estamos en disposición de ofrecer nuestro municipio para que la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial facilite información y formación sobre la realidad de ese asunto esencial”, pues la concejala remarcó que “se han creado muchas expectativas y bulos entorno a este plan que no responden a la realidad”.

Así, señaló, que “en cualquier lugar de las islas se tiene el mismo sentimiento hacia El Teide, y hay mucha sensibilidad con el Parque Nacional, y en esta convocatoria se ha generado una gran reflexión sobre la influencia de las visitas que se reciben anualmente, las actividades que en él se llevan a cabo, la escasez de recursos humanos para la vigilancia y la gestión, así como la falta de información”.

Carmela Díaz Vilela indicó que en este sentido es necesario que se aborde con rigor científico las ventajas y perjuicios de las actividades que se llevan a cabo en este espacio, y para ello es imprescindible que la ciudadanía conozca la realidad de la situación actual del parque y los riesgos que conlleva una mala gestión.

La concejala de Medio Ambiente manifestó que “los ciudadanos deben saber y tienen el derecho a saber, los efectos nocivos de algunas especies introducidas en el Parque Nacional, tal y como advierten muchos expertos. Que para su conservación, dichas especies deberán ser erradicadas del Parque, como el muflón y otras que, como las colmenas de abejas melíferas, perjudican a las retamas y están, junto con el cambio climático y los conejos, llevándolas, de ser la especie vegetal más abundante en el parque a, en muy poco tiempo, entrar en peligro de extinción.

Así, manifestó que “nos ofrecemos como lugar de conocimiento, de información o de intercambio de datos, pues Tacoronte está absolutamente abierta al conocimiento para la conservación de la biodiversidad del Parque Nacional”.

En este sentido, indicó que, en la reciente mesa redonda se manifestó que “el mayor problema y peligro al que se enfrenta el parque nacional son las decisiones políticas”. Al respecto, añadió que, “por eso la necesidad de contar con un espacio de diálogo y de cercanía a la información, siempre con la prioridad puesta en la conservación, que ese es el objeto principal de los planes rectores, quedando supeditada a ella el disfrute por parte de la población”.

“Son muchos los temas que están sobre la mesa, el propio teleférico y su futuro a partir del 2031 cuando acabe la concesión administrativa, la movilidad sostenible, la restauración o todo lo contrario de la zona del Portillo, los usos deportivos o las zonas de reserva, Por encima de los intereses que hay establecidos en este espacio, está su conservación y restauración, ya que el uso que hacemos del mismo está influyendo incluso sobre las especies, algunas de ellas tan emblemáticas como la violeta del Teide que cada vez debe ascender más en el cono por los efectos del cambio climático, o la retama del Teide que sufre toda clase de efectos nocivos, todos ellos precisan de protección, pero también de conciencia”. Señaló, que otra de las conclusiones de dicho encuentro científico fue que “el Parque nacional está enfermo y agonizando”, por ello, “es fundamental que la ciudadanía escuche a la comunidad científica, porque es nuestro parque y nuestra biodiversidad”.

Imagen: Reunión sobre el futuro del Plan de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide (PRUG) | CEDIDA