Desde La Mesa Mota

Me manda un mensaje por whatsapp un concejal de Coalición Canaria de La Laguna en el que adjunta una información del periódico

06.10.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Me manda un mensaje por whatsapp un concejal de Coalición Canaria de La Laguna en el que adjunta una información del periódico "El Día" que indica que, junto al alcalde de la ciudad, también los grupos de oposición cobran suculentas cantidades, seguramente para replicarme, sin comentarios por su parte, a un reciente comentario de quien esto escribe en el que afirmé, basándome en noticias ya publicadas en otros medios, que José Alberto Díaz es uno de los regidores municipales con mayores emolumentos de toda España. 

Los dos son hechos contrastados, apreciado edil que se ha molestado en dirigirme ese mensaje. Pues peor me lo pone este concejal, porque entonces los gastos de los cargos políticos se disparan aún más en el Consistorio lagunero, con cargo al erario público, es decir con dineros de todos los habitantes de Aguere. Y debo decir alto y claro que es un auténtico despilfarro y un descaro que los grupos municipales opositores tengan consignados 300 mil euros al año, que son nada más y nada menos que 50 milloncitos de las extintas pesetas. ¡Casi nada, camarada! 

Aquí el que no corre vuela, lo que pasa es que los principales beneficiarios de esos sueldazos son los políticos de Coalición Canaria, porque más cargos ocupan, pero aquí nadie se libra. 

Ahí están sir ir más lejos, los miembros y "miembras "de la Mesa del Parlamento de Canarias, entre ellas la presidenta Carolina Darias (chiquitina pero matona, vox populi), del PSOE; la vicepresidenta Cristina Tavío (PP) o la también socialista Patricia Hernández, que cobran unas cantidades tan escandalosas que dan vergüenza ajena. 

Así que, entre los políticos isleños (salvo honrosas excepciones), el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, como dijo Jesús. Lo malo es que, aparte de que no hay nadie capaz de lanzar el primer tonique a esta intolerable lapidación de los fondos públicos, es que casi todos se ponen de acuerdo para subirse el suelo a la sordina, y que salga el sol por Antequera. 

¡Qué poca dignidad y qué escasa moral! Porque las cantidades que cobran son indignas e inmorales. Por supuesto. 

Fotografía: Devon Janse van Rensburg

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: