Turismo y Viajes

Con la reapertura de Caños de Fuego, La Palma completa su estrategia de centros turísticos junto al Tendal y el Roque de Los Muchachos

16.04.2022 | Santa Cruz de La Palma

La Palma no se entiende sin sus volcanes, su cielo y su historia. Por ese motivo, el Cabildo ha articulado una Red de Centros de Interpretación que pone en valor esta esencia. Una red que por fin está plenamente operativa gracias a la reapertura de Caños de Fuego el pasado viernes, el cual complementa la labor del Centro de Visitantes del Roque de Los Muchachos y el Parque Arqueológico El Tendal.

El Centro de Interpretación de Caños de Fuego estuvo cerrado por culpa de la erupción. Al estar ubicado en el barrio de Las Manchas, tuvo que convivir con los gases, los terremotos y las toneladas de ceniza que arrojó el volcán. Pero resistió. Y lo hizo precisamente para poner en valor la importancia de los volcanes en la historia de la Isla.

“Se trata de un centro divulgativo referente sobre las erupciones y cavidades volcánicas. Un lugar de referencia para conocer mejor nuestra historia,al tiempo que realzan la importancia medioambiental sobre la fragilidad y conservación de los ecosistemas que rodean al centro”, explica el consejero de Turismo del Cabildo, Raúl Camacho.

Al lado de la lava

El Centro de Interpretación de las Cavidades Volcánicas Caños de Fuego nace a raíz del descubrimiento de un conjunto de tubos volcánicos en la zona de Las Manchas. Tubos procedentes de la solidificación de las lavas emanadas en la erupción del Volcán de San Juan en 1949. Pero la última erupción ha dotado a este enclave de un nuevo atractivo.

“Las coladas de este último volcán descansan casi en paralelo a las de San Juan. Es la mezcla de lo viejo y lo nuevo. De la historia, y de un triste presente”, agrega el consejero recordando que en los últimos meses, el Cabildo, además de adecuar y acondicionar el centro para el público, ha incorporado una sala inicial en la que se podrá contemplar material inédito sobre el último volcán.

El centro dispone de una zona principal expositiva con referencias visuales a las formas geológicas de las lavas y tubos volcánicos, una sala de audiovisuales, acceso guiado a la visita del Tubo Volcánico ‘Cueva del Vidrio’, una tienda de souvenirs, un mirador panorámico en la parte superior y también vistas hacia el nuevo volcán.

Además, fuera del centro, cruzando la carretera en la que se encuentra, está el majestuoso sistema de pasarelas flotantes que dan acceso al mirador de cristal flotante y a la entrada del Tubo Volcánico ‘Cueva de Las Palomas’.

El mejor cielo del mundo

Gracias a la reapertura de Caños de Fuego, la Isla tiene operativa su Red de Centros de Interpretación. Cabe recordar que el 19 de diciembre, mientras la emergencia aún estaba operativa, el Cabildo inaugura el Centro de Visitantes del Roque de Los Muchachos.

Con una inversión próxima a los seis millones de euros procedentes del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan), el Cabildo insular abrió una puerta hacia el universo e instauró la primera piedra de la recuperación tras la erupción volcánica.

Como dijo en el acto de inauguración el presidente del Cabildo, Mariano Zapata, el Centro de Visitantes del Roque de Los Muchachos es una apuesta por el desarrollo de La Palma, por la recuperación de la Isla y por reforzar la labor de la Red de Centros de Interpretación que gestiona la empresa pública Sodepal.

“El Centro de Visitantes del Roque de Los Muchachos triangulará la apuesta de los centros turísticos impulsados por la Corporación palmera para reivindicar su esencia e idiosincrasia. El Centro de Visitantes del Roque de Los Muchachos, en Garafía, hace homenaje a la observación astronómica. El centro de Caños de Fuego, en Las Manchas, Los Llanos de Aridane, aborda la historia volcánica de la Isla, más viva que nunca debido a la reciente erupción, mientras que el Parque Arqueológico El Tendal, en San Andrés y Sauces, escarba en las raíces benahoaritas de los palmeros”, dijo entonces Zapata.

Historia, magia y tradición

Respecto al Parque Arqueológico de El Tendal tiene su centro neurálgico en una enorme cueva natural en la que vivieron una veintena de Benahoaritas, como se conocen a los aborígenes que vivieron en La Palma, como mínimo, hace mil años.

Gracias a las excavaciones dirigidas por Ernesto Martín Rodríguez y Juan Francisco Navarro Mederos, se han descubierto y estudiado miles de restos que formaron parte del ajuar doméstico, como cerámicas y piezas líticas. También se hallaron evidencias de sus actividades cotidianas en la cueva: huesos de fauna doméstica, evidencias alimenticias de origen marino, recolección vegetal, carbones y semillas.

En el Centro de Visitantes pueden encontrar información, no solo de las investigaciones desarrolladas en la propia Cueva del Tendal (Barranco de San Juan. Los Galguitos), sino también del primitivo cantón de Adeyahamen (actual San Andrés y Sauces). Sobre este último merece especial atención el aprovechamiento del entorno natural y sus creencias mágico-religiosas, plasmadas en grabados rupestres, amontonamientos de piedra y conjuntos de canalillos-cazoletas, así como sus costumbres funerarias.

La exposición se completa con piezas arqueológicas originales, paneles explicativos y audiovisuales, entre los que destacan un documental científico, varios cortos de ficción y un video mapping, exclusivos del Parque Arqueológico del Tendal.

Imagen: El Centro de Interpretación de Caños de Fuego (Las Manchas) CEDIDA