Desde La Mesa Mota

Da la casualidad que esa tapa de registro no es de una alcantarilla ni de aguas pluviales y los operarios del Ayuntamiento, a pesar de mis quejas, se lavan las manos | Imagen: avenida de la Trinidad de La Laguna

28.03.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Perez

pacopego@hotmail.com

Sigo sin dormir bien desde hace casi un mes por culpa de una tapa de registro mal colocada en la avenida de la Trinidad de La Laguna, en sentido hacia la rotonda del Padre Anchieta, a la altura del numero 70 de la citada vía, que soporta un importante tráfico de vehículos a diario, no en vano es la principal arteria de entrada y salida al núcleo urbano de la histórica ciudad.

Da la casualidad que esa tapa de registro no es de una alcantarilla ni de aguas pluviales y los operarios del Ayuntamiento, a pesar de mis quejas, se lavan las manos porque "no es una cosa de competencia municipal" , ya que esa pieza tan cantarina, que suena cada vez que las ruedas de los coches pasan por encima de ella, es de Unelco-Endesa o de Telefónica-Movistar, y deben ser los operarios de una de esas dos compañías los que han de solucionar el problema.

Si yo tuviera las herramientas adecuadas, el ruido tan molesto que produce la tapita cantarina se habría solucionado en cuestión de minutos, pero el personal municipal parece que es tan vago que es incapaz de recolocar la maldita tapa, aunque no sea de propiedad pública, sino de Movistar o de Endesa.

Los que colocaron mal ese tapón de metal pesado fueron tan incompetentes que ni se fijaron en la línea amarilla pintada sobre la tan manida tapa y la pusieron transversalmente a cómo debería adecuarse al hueco correspondiente.

Y aquí seguimos unos cuantos vecinos acordándonos todas las noches de todas la familias de estos ineptos, peores que aquel tebeo de Pepe Goteras y Otilio, los de las chapuzas a domicilio. Así que ajo y agua, hasta que alguien responsable mande a alguien "in situ" para resolver esta contingencia. ¡Ver para creer!

En la fotografía se puede apreciar la dichosa tapa a los pies de los dos peatones que aparecen en la acera.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: