Desde La Mesa Mota

Las encuestas pueden cantar misa en latín, con el cura mirando al sagrario y dando la espalda a los feligreses, porque el único sondeo electoral válido y efectivo es el recuento real y efectivo de los votos que emitan los ciudadanos el próximo domingo

04.11.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Las encuestas pueden cantar misa en latín, con el cura mirando al sagrario y dando la espalda a los feligreses, porque el único sondeo electoral válido y efectivo es el recuento real y efectivo de los votos que emitan los ciudadanos el próximo domingo, 10 de noviembre.

Las encuestas demoscópicas que se hacen en período electoral en los últimos años (con mi máximo respeto a los encuestadores y los trabajadores de campo) no han coincidido, ni se han aproximado, a los resultados de los respectivos comicios, por lo que más parece que las empresas encargadas que hacen estos sondeos desorientan a muchos votantes que están indecisos.

Creo que en la actualidad España se torna ingobernable y que los resultados de la próxima consulta serán similares a los registrados en el pasado mes de abril, porque en un semestre la gente no cambia tanto de opinión como algunos "especialistas" piensan.

Puede que Unidas Podemos retroceda algo, por la irrupción del nuevo partido de Íñigo Errejón, Más País, que va a obtener una escuálida representación parlamentaria y, en definitiva más que ayudar a la cohesión de las fuerzas progresista, viene a dividir a la izquierda, fragmentando el voto.

Casi todo el mundo coincide en un posible descalabro de Ciudadanos, pero pienso que no será tal, aunque su representación en el Congreso se verá menguada, sin duda, por los vaivenes de su líder, Albert Rivera, que ya no sabe dónde colocarse para salir en la foto.

Otro apreciación que no me pega ni con cola es que este país se haya derechizado tanto que fuerzas como el Partido Popular y Vox tengan ahora una mayor consideración popular y los dos partidos aumenten su presencia en la Cámara Baja del Legislativo, tanto como para poder lograr una mayoría absoluta con la colaboración de Cs.

Parece como si todas las encuestas estuviesen ahora mismo en contra del PSOE, que algo tendrá que decir en estas elecciones. ¿No será que la mayoría de los sondeos han sido encargados por los partidos conservadores y pagados por intereses económicos muy concretos, completamente contrarios a un Gobierno de izquierdas?

Los votantes progresistas no deben relajarse este próximo domingo y abstenerse. Todo el mundo tiene que ir a votar, porque ese es el deber de cada ciudadano. Y evitar que los resultados permitan coaliciones nada deseables en el futuro, como ha pasado en Andalucía, donde ahora gobierna la derecha pura y dura, que favorece a las clases sociales privilegiadas y se olvida de los más necesitados.

Cuanto mayor sea la participación el 10-N, mayor representatividad tendrá nuestra Democracia, un vocablo tan bonito (el poder del pueblo) y tan vilipendiado por muchos.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.