Desde La Mesa Mota

Ahí están los niveles de audiencia, que han dejado en ridículo las expectativas del Gobierno Autónomo y de su cada vez más pusilánime Fernando Clavijo

03.01.2019. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Digan lo que digan y quienes lo digan, si el Gobierno de Canarias gastó medio millón de euros (cerca de cien millones de las extintas pesetas, de las que muchos prefieren no acordarse, pero yo sí) en la campaña promocional turística de las Islas en la organización de la pantomima de que se dieran las doce campanadas del reloj de la Puerta del Sol en la medianoche del pasado fin de año es un auténtico disparate y un despilfarro presupuestario.

La cantinflada del presidente Fernando Clavijo nos ha salido cara a todos los canarios, por que la transmisión televisiva de acto tan "singular" como "esperpéntico" no la vio casi nadie en la Peninsula Ibérica, porque allí ya se habían comido las uvas los godos y una hora más tarde o se habían ido de juerga o se habían acostado.

Ahí están los niveles de audiencia, que han dejado en ridículo las expectativas del Gobierno Autónomo y de su cada vez más pusilánime Fernando Clavijo,. un político babieca al que algún presunto publicista le convenció interesadamente para obtener unos pingües beneficios, aunque quién sabe si parte de la rentabilidad de la campaña pudiera terminar en las arcas de CC, con el fin de financiar la inminente campaña electoral del mes de mayo. Algo, por supuesto, que pongo en duda, porque evidentemente yo no puedo ni debo afirmar lo que desconozco, pero sí tengo derecho como comunicador y como ciudadano a sospechar de ciertas cosas "raras", sobre todo cuando se acercan determinadas citas electorales. Y no diré más.

Sí vuelvo a afirmar, o sea que me reafirmo que medio millón de euros gastados en esta machangada es un auténtico despilfarro de dinero público de las arcas de todos los isleños. Amén.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.