Desde La Mesa Mota

Con la habitual subida de las temperaturas en verano, vuelve a aparecer mierda en las aguas de las playas de Tenerife, un territorio insular y limitado, que ha sido muy maltratado por las Administraciones públicas, tanto estatales, autonómicas e insular

14.09.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Con la habitual subida de las temperaturas en verano, vuelve a aparecer mierda en las aguas de las playas de Tenerife, un territorio insular y limitado, que ha sido muy maltratado por las Administraciones públicas, tanto estatales, autonómicas e insulares y locales.

Hay que decirlo alto y claro, para que se enteren los responsables políticos que no han hecho nada o muy poco al respecto: las pocas depuradoras de aguas residuales que existen en esta Isla no dan abasto para tratar tanta mierda que le llega y los operarios no tienen más remedio que tirar la mierda, algo que ocurre más veces de lo que podríamos imaginar.

Además, el litoral tinerfeño tiene numerosos emisarios submarinos, a pocos metros de la costa, la gran mayoría ilegales, por los que se vierte directamente al mar pequeñas y grandes cantidades de residuos, entre ellos excrementos humanos vertidos previamente en las redes de alcantarillado.

Las autoridades continentales de medio ambiente parecen haber tomado cartas en el asunto y la Unión Europea ha sancionado a nuestro país con una fuerte multa, porque en las Islas Canarias no son depurados de forma adecuada los residuos líquidos urbanos y de núcleos turísticos.

En veranos pasados ya se habló seriamente del asunto, cuando aparecieron extrañas manchas espumosas en el litoral isleño, a las que el Gobierno de CC, presidido por un tal Clavijo, bautizó con el nombre de "microalgas". Pues bien, la mierda ha vuelto a hacer acto de presencia y en esta época estival ya han sido clausuradas varias playas y entre las últimas, la popular de San Telmo, la preferida de los habitantes del Puerto de la Cruz.

Con esconder la realidad no se obtiene nada positivo. Lo que hay que hacer, de una vez por todas, es dotar a Tenerife de más estaciones depuradoras de agua, para no seguir contaminando nuestro litoral. La población fija en esta Isla, supera el millón de habitantes y anualmente nos visitan cinco millones de turistas europeos. Ya me dirán ustedes. Demuestren los responsables de gestionar las cosas de todos que realmente quieren a esta tierra, por favor.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.