Política

Esther González someterá a votación, en pleno, una proposición no de ley para que el Sistema Nacional de Salud financie el tratamiento farmacológico

 

02.01.2022 | Las Palmas de Gran Canaria

La diputada de Nueva Canarias (NC) Esther González pedirá el apoyo del Parlamento para que el Gobierno del Estado reconozca como una enfermedad crónica la obesidad, un problema de salud que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define como una pandemia con una preocupante incidencia en la población infantil de Canarias, el 43,3% de los niños mayores de cinco años. La portavoz en la materia del grupo canarista progresista someterá a votación una proposición no de ley para que el Sistema Nacional de Salud (SNS) financie el tratamiento farmacológico y se realice un plan integral para el abordaje y la detección precoz de una crisis sanitaria que, en términos de exceso de peso, afecta a la mitad de la población de todo el Estado.

Esther González aseguró que, según un estudio de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el 23,1 % de la población canaria tiene obesidad frente al 22% estatal y un 35,1 %, sobrepeso, por encima del 31,6% del Estado. Este mismo trabajo concluye, añadió la parlamentaria de NC, que el 53,6 % de los españoles tiene exceso de peso.

Pero “lo más preocupante”, advirtió, es que en Canarias la obesidad infantil supera la media estatal en niños mayores de cinco años al alcanzar el 43,31 por ciento frente al 40% del conjunto de España, según un estudio de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc) y datos de sobre la nutrición de la población española del SEC.

La portavoz de NC en la materia señaló que la OMS relaciona el exceso de grasa durante la infancia con un aumento del riesgo de obesidad en la edad adulta, enfermedades cardiovasculares, hipercolesterolemia, resistencia a la insulina, enfermedades de las articulaciones, hasta ocho tipos de cáncer y problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión.

Además, tal y como añadió, la obesidad y el sobrepeso son un factor de riesgo asociado a la pobreza, los hábitos de vida y de consumo. Sin olvidar las razones fisiológicas, psicológicas y genéticas, entre las principales; que también condicionan a las personas que sufren o tienen un sobrepeso.

Para Esther González, la detección precoz de la obesidad infantil se hace especialmente necesaria para evitar además el desbordamiento del gasto sanitario que conlleva. Afirmó que existen tres principios activos comercializados e indicados para el tratamiento farmacológico. Se refirió al Orlistat y el Naltrexona/Bupropión, autorizados para adultos, y el Liraglutida, autorizado para menores de entre 12 y 18 años y para adultos, también.

En la actualidad, cuestionó que el SNS no financie estos medicamentos, “lo que hace que la adherencia sea escasa”. Defendió la necesidad de que se mejore, a nivel de Estado, el acceso de los pacientes a los tratamientos dietéticos, quirúrgicos y farmacológicos.

Por estos motivos, abogó por abordar un plan integral que incluya la prevención y el tratamiento con el fin de frenar el aumento de la obesidad y reducir su incidencia. Si no se enfrenta correctamente este problema de salud pública, Esther González cree que puede terminar por afectar a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. Se estima que el sobrecoste para el SNS, en 2030, supere los 3.000 millones de euros anuales.

Con el debate y votación de esta iniciativa, en el primer pleno ordinario del nuevo curso político que se celebrará la próxima semana, la parlamentaria de NC plantea un debate aún sin resolver a nivel del Estado.

Imagen: Esther González, diputada de Nueva Canarias (NC) | CEDIDA