Opinión

Vivimos tiempos excepcionales. La pandemia de la enfermedad de Covid-19 o coronavirus ha infectado nuestros sistemas biológicos con verborreas, pero también nuestros sistemas políticos, económicos y sociales

28.03.2020 | Redacción | Opinión

Por: Manuel Romero Hernández  | Ayoze Corujo Hernández

Vivimos tiempos excepcionales. La pandemia de la enfermedad de Covid-19 o coronavirus ha infectado nuestros sistemas biológicos con verborreas, pero también nuestros sistemas políticos, económicos y sociales. Nada será como antes.

"Lo que ha hecho es poner la luz sobre lo que estaba mal", escribió un amigo en Twitter. Hemos visto cómo algunas personas privilegiadas tuvieron los resultados de las pruebas para detectar el Covid-19 en 24 horas, mientras que otros tuvieron que pagar 300 euros por la misma prueba. Las preguntas que se pueden hacer una vez que se descubre la vacuna son las siguientes, ¿expropiará el gobierno la patente que la declara de interés público? Y, cuando llegue la vacuna, ¿a quién se le dará preferencia?

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha pedido que tengamos un comportamiento cívico pidiéndonos que nos arremetan para hacer frente a esta pandemia. Cada uno de nosotros individualmente es el arma para luchar contra el virus. ¿Seguiremos siendo todos iguales cuando termine la crisis? ¿Tendrán los ciudadanos igualdad de oportunidades en la sociedad? ¿O volveremos a ser un país de privilegiados y privilegiados?
Ahora que se ha abierto un debate sobre si China ha sido más negligente y eficaz al contener la pandemia, se cuestiona el sistema democrático en cuanto al mejor régimen para asegurar y proporcionar bienestar social. Ese es un debate sobre si el autoritarismo capitalista de China es o no más eficaz que las democracias liberales, donde se encuentran en una encrucijada ante la necesidad de limitar los derechos fundamentales y garantizar el bienestar de todos. Aunque la democracia misma no significa necesariamente estar exenta de acciones coercitivas, ya que los Estados pueden ejercer una violencia legítima, se considera que es la mejor manera de asegurar las libertades de sus ciudadanos, y el mejor mecanismo para absorber las demandas públicas y, por lo tanto, de aportar equidad.

El Gobierno de España no está suprimiendo los derechos de las personas ordenando el confinamiento. Es simplemente gastar en exceso el interés de la comunidad por encima del interés individual. Estoy seguro de que muchos de nosotros no habríamos necesitado una Ley para seguir las indicaciones de quedarse en casa para asegurar el bienestar de nuestros vecinos. Y estoy seguro de que muchos autónomos honestos y empresas que no lo necesitan prescindirán de ayuda porque saben que dañarán a la comunidad y a quienes la necesitan.

Autores como Stiglitz plantean que muchos gobiernos evaden su papel en la intervención en la economía, y dejan que el interés individual prevalezca sobre el de la comunidad. Y esa es probablemente una lección que aprenderemos de esta crisis, que todos debemos proporcionar una gran póliza de seguro a la comunidad llamada, en este caso, salud pública.

Un médico de cuidados intensivos en las Islas Canarias estuvo claro esta semana: "No habrá pacientes graves con coronavirus en hospitales privados; en las Islas Canarias ninguno está equipado para poder servirles." El virus ha llegado a poner luz sobre lo que ya estaba mal. Arrow y Debrau en 1951 y 1954 lo dijeron claramente, la economía en sí no funciona debido a la gran cantidad de fracasos en los mercados relevantes para la sociedad. Para garantizar el bienestar social, es necesario para la intervención de un agente regulador, si usted quiere llamarlo. Gobierno. Actuar a los niveles de producción y precios que garanticen el interés de la comunidad. Esta es la diferencia entre un estado donde su gobierno actúa en interés general, y otro que tiende a favorecer a unos pocos como sucedió en la crisis de 2008. Aquí estaría la diferencia entre un sistema democrático de alta calidad, y uno que mantiene rendimientos mediocres y bajos o que, que mantienen buenos rendimientos cuantitativos, pero no ofrece un verdadero bienestar social a la población en su conjunto.

Pero la democracia también presupone un conjunto de reglas sobre el sentido de comunidad que interactúa en el espacio común, y la acción humana se entiende como un elemento necesario de la existencia de la democracia. Con ella, la cultura cívica correspondería a una cultura con un sentido bastante amplio de público, que garantiza varios atributos como el compromiso, la igualdad, la solidaridad, la confianza, la tolerancia y la cooperación. Si todo esto se cumple, el desarrollo de los gobiernos estará dirigido a satisfacer ampliamente las demandas ciudadanas con el consiguiente aumento del bienestar social. En estas sociedades, los ciudadanos muestran un mayor nivel de confianza en el sistema y pueden apreciar que en el público lo que debe prevalecer es el interés común. Si le preguntas a un noruego qué se destacaría de su país, seguramente respondería "la seguridad que me ofrece". Se sienten como dueños de su país.

Así, Covid-19 afectará a muchos aspectos de nuestras vidas, ya que cambiaron después de la crisis de 2008 y, por lo tanto, se ha puesto de manifiesto en las políticas de protección social de todos los gobiernos occidentales, incluida España. Como en todas las crisis, las diferencias entre ayer y mañana se están distanciando, y las sociedades se transforman para evolucionar. El coronavirus ha reflejado que somos una comunidad y luchamos juntos contra la adversidad y que también debemos ser iguales para recibir los beneficios de nuestra sociedad. Sólo si hay igualdad de oportunidades habrá democracia real y los ciudadanos tendrán poder. Para lograr esto, miremos hacia el norte, los nórdicos están liderando el camino en cómo conseguirlo. Refuerzo y eficiencia en la gestión del público para proteger a la comunidad. Al hacerlo, la comunidad se centra y genera optimismo y confianza en el sistema, las normas y los derechos. El virus no sólo está probando nuestra salud, sino toda la sociedad de la que formamos parte. Depende de nosotros salir reforzados cuando el fuego se convierta en cenizas.



 

Manuel Romero Hernández

Manuel Romero Hernández

https://manuelromerohernandez.wordpress.com

Profesor Titular de Universidad en el Departamento de Análisis Económico Aplicado en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. desde 1997. Imparto mi docencia en Políticas y Economía Pública, y Microeconomía.

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.