Desde La Mesa Mota

En las últimas semanas andan a la greña los presidentes del Gobierno Central y del Autonómico de Canarias, los señores Sánchez Pérez-Castejón y Clavijo Batlle

27.01.2019. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

En las últimas semanas andan a la greña los presidentes del Gobierno Central y del Autonómico de Canarias, los señores Sánchez Pérez-Castejón y Clavijo Batlle, porque al parecer Madrid no respeta las especificidades y peculiaridades en materia económica y fiscal de este Archipiélago, contempladas en el REF y en el nuevo Estatuto de Autonomía.

La verdad que en este caso es válido el popular dicho de que "Dios los cría y ellos se juntan". Ustedes, amables lectores, saben que no me caso políticamente con nadie, y si no aprecian mi independencia en ese sentido, puedo afirmar con rotundidad que no tengo ni simpatías ni antipatías a favor o en contra de este o aquel partido.

Desde esa subjetiva imparcialidad, está claro que don Pedro y don Fernando son hombres políticamente mediocres, sin muchas luces, y que ambos están en el poder (el ejecutivo central y el autonómico canario) sin demasiados apoyos parlamentarios que digamos, pero no sé que tendrá estar en primera línea, que los dos, el peninsular y el isleño, se han aferrado a sus cargos como si fueran unas lapas pegadas a la rocas de una costa marinera.

Es evidente, creo, que ambos "líderes" --por llamarlos de alguna forma, si me lo permiten-- son, políticamente hablando, unos frescos y unos caraduras, porque don Pedro prometió que nada más llegar a La Moncloa convocaría elecciones legislativas, y CC y don Fernando se cargaron "manu militari" el pacto de gobierno suscrito entre él y la socialista Patricia Hernández, a la que echó de su gabinete como un escupitajo, junto al resto de los consejeros del PSOE canario, cuando apenas llevaban gobernando juntos un año.

Los dos se aferran a la poltrona, y aunque ambos fueron elegidos legalmente para sus respectivos cometidos, no es menos cierto que, tanto Pedro como Fernando están desvirtuando de alguna manera el voto popular, porque ninguno de los dos obtuvo una victoria específica y clara en las urnas en las últimas elecciones.

Lo malo es que esta disputa dialéctica entre Clavijo y Sánchez va a traer sin duda unas lógicas consecuencias negativas para el Archipiélago y quienes terminaremos pagando el pato seremos los pobladores de estas ínsulas atlánticas. Pero da igual, porque me parece que ambos políticos pasan tres pueblos y medio de lo que piensa la gente sencilla, común y honrada. Y eso...

Imagen de archivo: diariodeavisos.elespanol.com | CEDIDA

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.