Actualidad

El alcalde, José Manuel Bermúdez, y el concejal de Viviendas Municipales, Juan José Martínez, comentaron los detalles a vecinos y vecinas de casi 1.400 viviendas con la intención de que sus comunidades de propietarios puedan adherirse a las ayudas

07.02.2022 | Santa Cruz de Tenerife

El alcalde, José Manuel Bermúdez, y el concejal de Viviendas Municipales, Juan José Martínez, comentaron los detalles a vecinos y vecinas de casi 1.400 viviendas con la intención de que sus comunidades de propietarios puedan adherirse a las ayudas que están previstas.

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, junto a Juan José Martínez, responsable del área de Viviendas Municipales en el Ayuntamiento, explicaron a representantes vecinales de 46 bloques de Los Gladiolos y Los Verodes –alrededor de casi 1.400 viviendas del distrito Salud-La Salle-, las ventajas de adherir su comunidades al Plan de Áreas de Regeneración y Renovación Urbana, gestionado directamente por la empresa pública Viviendas, Proyectos y Obras Municipales de Santa Cruz S.L.

El alcalde comentó que “nuestra experiencia desde que en 2013 comenzamos con los ARRUs es inmejorable, ya que los vecinos y vecinas de Santa Cruz tienen la posibilidad, con una aportación que no llega en la mayoría de casos al 7% del valor de las intervenciones, de mejorar de manera integral todas las zonas comunes de sus edificios” y adelantó que “el vecino que se adhiera a este Plan debe hacer una aportación por vivienda de 1.375 euros, aproximadamente, invirtiéndose a efectos reales un total de 21.000 euros por inmueble”.

El 93% del presupuesto para acometer las mejoras proviene de las diferentes instituciones públicas, que se aporta, por parte del Ministerio de Vivienda el 41,64%; Gobierno de Canarias, el 30%; Cabildo de Tenerife y Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, el 10,14% cada una de estas dos instituciones.

Asimismo, el Ayuntamiento de Santa Cruz, y en concreto Viviendas Municipales, se encarga de gestionar y ejecutar cada paso del proceso, desde que se licita el proyecto hasta que se ejecuta la obra, pasando por la adjudicación y redacción del propio proyecto, además de la dirección de las obras y la obtención de la licencia.

Juan José Martínez destacó que “una vez el proyecto entra en fase de licitación, el equipo de arquitectura designado para desarrollarlo se pone en contacto con la comunidad para descubrir qué problemas tiene el edificio” y argumenta que “posteriormente, se redacta el proyecto atendiendo en primer lugar los problemas estructurales y de seguridad del edificio, para posteriormente actuar con otro tipo de intervenciones”.

Entre los trabajos más solicitados y necesarios se encuentran la resolución de patologías en cubierta, tratamientos de fachadas, instalaciones exteriores (saneamiento), intervenciones en zonas comunes -entrada al edificio- , seguridad y salud, gestión de residuos y urbanización exterior.

Los Presupuestos para 2022 de la Corporación prevén, entre otras materias, la ampliación de este proyecto; uno de los programas de mayor interés para los ciudadanos de la capital, que hace apenas un mes confirmó su prórroga tras la firma de un documento rubricado por el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, y por la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Gobierno de España, Raquel Sánchez.

Entre las mejoras propiciadas por el Plan ARRU, hasta el momento destacan la reposición de las 115 viviendas del barrio de La Candelaria y la regeneración integral en bloques de otros ocho barrios de la capital: Santa María del Mar, Miramar, Ofra, La Salud, La Victoria, García Escámez, La Cepsa y Los Gladiolos-, correspondientes al Distrito Suroeste, Ofra-Costa Sur y Salud-La Salle.

Los planes de Vivienda de los últimos años, desde el 2013, han permitido al Ayuntamiento de Santa Cruz gestionar la mejora de un total de 2.161 hogares en la capital a través de este plan, por lo que de alguna forma “el programa devuelve a los chicharreros y chicharreras la ilusión por vivir en espacios dignos y en unas condiciones óptimas”, apostilló el alcalde.

En Santa María del Mar, desde 2013, el Ayuntamiento ha mejorado a través de este programa un total de 216 casas, mientras que Miramar ha sido uno de los barrios que más se ha beneficiado del Plan ARRU con un total de 464 viviendas que se han adaptado a las nuevas normativas. En el popular barrio de La Salud este Plan ha beneficiado a 556 familias, mientras que en La Victoria fueron 154 las viviendas regeneradas. También se realizaron obras en García Escámez con actuaciones en 159 viviendas.

La Cepsa también se benefició del Plan ARRU con acciones en 106 casas, mientras que en Ofra las familias beneficiadas alcanzaron un total de 155. Por último, las gestiones realizadas en el Barrio de Los Gladiolos representa la ejecución en 236 hogares.  

Tal y como se recoge en los Presupuestos del municipio para este 2022, el exitoso programa tendrá continuidad, al menos durante este año, con la esperanza puesta en que se mantengan estas actuaciones en los planes de Vivienda para mejorar cada barrio de Santa Cruz de Tenerife.

Otros proyectos de rehabilitación, accesibilidad y eficiencia energética

En los últimos meses, Juan José Martínez también se ha desplazado en numerosas ocasiones a los distritos de Ofra-Costa Sur y Suroeste para exponer e informar sobre estos proyectos de mejoras con la implantación de la eficiencia energética a vecinos y vecinas del municipio que viven en edificios notablemente afectados por el paso del tiempo.

Existe el programa Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, financiado por la Unión Europea -a través de los fondos Next Generation- e inversión municipal, diferenciándose del ARRU, en que tiene como objeto la máxima ambición en el ámbito de la energía y la sostenibilidad, al tiempo que favorecer actuaciones integrales que contribuyan a mejorar la calidad, el estado de conservación, la accesibilidad y la digitalización de los edificios.

Por este motivo, Martínez ha especificado en cada reunión que “el refuerzo de la inversión pública y privada se realiza para reorientar el modelo productivo, impulsando la transición verde, la descarbonización, la eficiencia energética, el despliegue de las energías renovables, la electrificación de la economía, el desarrollo del almacenamiento de energía, la economía circular, las soluciones basadas en la naturaleza y la mejora de la resiliencia de todos los sectores económicos”, incluyéndose específicamente un componente centrado en el impulso de las actuaciones de rehabilitación y mejora del parque edificatorio.

Imagen: AA.VV Los Cándiles | CEDIDA