Actualidad

La propuesta busca también dar a conocer y acercar al consumidor a los agricultores y otros productores primarios, tanto del municipio como de la comarca

21.01.2018. Santa Úrsula

El Ayuntamiento de Santa Úrsula y la Asociación del Mercadillo del Agricultor ponen en marcha el proyecto ‘12 meses, 18 productos’, que tiene como fin promover el consumo de alimentos de temporada, locales y sostenibles. Para ello, la campaña se centra en la concienciación sobre las ventajas y bondades que supone tomar frutas y verduras cultivadas en el municipio y la comarca, frente a aquellas importadas de otras regiones o países.

La iniciativa ha sido presentada esta mañana en una rueda de prensa en la que han estado presentes el alcalde de la localidad, Juan Acosta; la concejal de Agricultura y Medio Ambiente, Janira Gutiérrez, y en representación de la Asociación del Mercadillo del Agricultor, la quesera Montserrat Hernández. “Con esta propuesta queremos hacer hincapié en los beneficios de consumir los productos de la zona, pues repercuten positivamente tanto en nuestra salud como en la economía local y el medio ambiente. Las frutas y verduras de cercanía suponen un mejor aporte nutricional, pues son frescas, no han sido embaladas ni refrigeradas y mantienen intactas todas sus propiedades, sabor, olor y textura. Además, con su consumo contribuimos al sostenimiento de la economía de los agricultores locales y de nuestro paisaje agrícola”, argumentó el regidor.

La propuesta busca también dar a conocer y acercar al consumidor a los agricultores y otros productores primarios, tanto del municipio como de la comarca. “Además de las tradicionales papas, uvas o castañas -indicó Juan Acosta-, ponemos en valor otros cultivos, como son los aguacates, higos, millo, ciruelas, calabazas, manzanas o nueces, entre otros, hasta un total de 18 productos que se cosechan ampliamente en esta y otras localidades cercanas. Y, aparte de frutas y verduras, también tendremos meses dedicados a la miel, el queso y el vino”.

La campaña se basa en un calendario en el que cada mes estará dedicado a uno o dos productos de temporada, con el fin no solo de promocionarlos, sino también de ahondar en las cualidades o distintos usos que puedan tener y que se pierden como consecuencia del ritmo de vida actual. Para ello, se promocionarán en una feria monográfica que tendrá lugar un sábado al mes en la plaza de Santa Úrsula, conjuntamente con el Mercadillo del Agricultor.

“Para cada muestra se organizarán distintas actividades, que incluirán charlas, exposiciones, degustaciones, talleres y, para cerrar cada cita, contaremos con actuaciones de agrupaciones musicales del municipio”, detalló Janira Gutiérrez.

La primera de estas ferias se llevará a cabo, de 9.00 a 14.00 horas, mañana sábado, 20 de enero, en la plaza de Santa Úrsula. La actividad estará centrada en los aguacates y los cítricos, productos de temporada a los que se dedica el mes de enero y en torno a los que se desarrollarán distintas propuestas como degustaciones, un taller de cosmética natural y una demostración de tallado de frutas, además de puestos de venta de los agricultores, ocio infantil y la música.

Para llevar a cabo este proyecto se cuenta con el apoyo del Cabildo de Tenerife, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) y La Caixa, además de la colaboración de asociaciones, grupos folclóricos, comercios y productores de la comarca.

La representante de la Asociación del Mercadillo del Agricultor, la quesera Montserrat Hernández, agradeció al Ayuntamiento de Santa Úrsula por contribuir al objetivo de expandirse como agricultores, ganaderos o artesanos. “Algo que no es fácil –apuntó-, ya que la producción es pequeña, pero de más calidad que la que se puede encontrar en un supermercado. Por eso, invito a vecinos y visitantes a acudir cada sábado a nuestro mercadillo; con su apoyo podremos crecer y ustedes podrán comer más sano”.

Kilometro 0

Ante un consumo cada vez más globalizado, con productos que se transportan a miles de kilómetros de su lugar de origen, se apuesta por los llamados productos ‘de proximidad’ o ‘kilómetro 0’, que se elaboran y comercializan localmente. Estos son más frescos y sostenibles, dado que los que se producen en la otra parte del globo -y llegan a nuestra mesa en cualquier época del año- generan una notoria huella de carbono que afecta a nuestro entorno de muchas formas. Por un lado, la producción local se ve amenazada al competir con productos, generalmente, de un coste menor, que no presentan estacionalidad; por otro, por el impacto ambiental que implica su transporte (que no se refleja en el precio) y, finalmente, por la pérdida del paisaje agrícola que conlleva el abandono de las tierras de cultivo por falta de rentabilidad.

Todo ello hace necesario la creación y puesta en marcha de programas de concienciación en los que se recuerde que la mejor época de consumo de frutas y verduras es aquella en la que se producen, y que según pasa el tiempo sus propiedades se van perdiendo. No tendrá las mismas cualidades un producto cosechado en el momento óptimo, y consumido de forma inmediata, que ese mismo producto recolectado a miles de kilómetros en estadios tempranos y madurado posteriormente. “Debemos consumir alimentos frescos y naturales de temporada, de productores locales y con un mínimo embalaje. Nuestra salud y el medio ambiente nos lo agradecerán”, concluyó el alcalde santaursulero.