Actualidad

Reunión de trabajo en la que estuvieron presentes el alcalde, Álvaro Dávila, el concejal de Medio Ambiente, Domingo Castillo, el responsable técnico de la empresa contratada, José Manuel Hernández, y el biólogo David Hernández, especializado en es

05.02.2019. Tacoronte

En los próximos días, el Ayuntamiento de Tacoronte, a través de una empresa especializada y de experiencia contrastada que contrató hace unos meses, comenzará la instalación de varias decenas de estaciones portacebos de suelo, destinadas a la eliminación de la termita subterránea Reticulitermes flavipes, unos insectos que han generado alarma social en el municipio por los daños que causan en viviendas y cultivos. Estos dispositivos se colocarán en los espacios públicos de Tacoronte donde está confirmada la presencia de estas termitas y también en las cercanías de algunas viviendas afectadas.

De esta actuación se habló esta mañana (5 de febrero) en una reunión de trabajo en la que estuvieron presentes el alcalde, Álvaro Dávila, el concejal de Medio Ambiente, Domingo Castillo, el responsable técnico de la empresa contratada, José Manuel Hernández, y el biólogo David Hernández, especializado en este tipo de termitas.

En la reunión también se analizó la marcha del estudio encargado por el Consistorio a David Hernández el año pasado, para determinar el alcance real de este problema en el municipio. Un trabajo que entra en una nueva etapa, con la colocación de varios cientos de dispositivos de detección, llegados de la Península, que permitirá delimitar con mayor precisión un perímetro donde actuar en la segunda fase de exterminación de estas termitas.

La empresa contratada por el Ayuntamiento tacorontero lleva trabajando en el control de esta especie de termita desde hace unos años y tiene un amplio conocimiento de las pautas de comportamiento de estos insectos en el municipio. Su responsable técnico, José Hernández, explicó las técnicas utilizadas, el proceso de control y erradicación de los insectos con las estaciones portacebos, los plazos que se barajan y las características de los productos utilizados.

Por su parte, el biólogo David Hernández expuso datos de su investigación, informando de algunos detalles del proceso de expansión de estos insectos en Tacoronte y en otros municipios, y alertando de su gran capacidad de adaptación al medio ambiente isleño.

El alcalde, Álvaro Dávila, expresó su determinación a asignar los medios necesarios  para afrontar este problema. También manifestó su intención de establecer un plan de ayuda a los afectados. Pero no ocultó su preocupación por la falta de respuesta del Área de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Seguridad del Cabildo de Tenerife, que dirige  José Antonio Valbuena. “Le hemos solicitado en varias ocasiones que convoque nuevas reuniones de trabajo para coordinar esfuerzos, pero no hemos tenido respuesta”, aseguró Dávila. “El pasado mes de diciembre, el consejero anunció en la prensa la colocación de unos 40.000 dispositivos de control en la isla, y no tenemos noticias de la situación actual de esa iniciativa. Considero que es fundamental que las administraciones estemos bien coordinadas. Los tratamientos son largos y costosos, la plaga se puede extender a toda la isla y hace falta actuar con la mayor eficacia”, concluyó.