Desde La Mesa Mota

Después de numerosas llamadas a ese número (siempre estaba comunicando), en las que este hombre perdió media mañana, por fin le indicaron que sí, que tenía ya concretada la cita para hacerle las pruebas diagnósticas, el próximo tres de junio de 20

28.12.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Me llama un señor que dice tener sesenta años, que ya está prejubilado por incapacidad laboral y que padece graves problemas cardiovasculares, que el mes pasado acudió a una consulta con un cirujano vascular en el Hospital de la Candelaria y que, en vista del estado en que están las venas de sus piernas, le mandó a que en el servicio del centro correspondiente le realicen unas ecografías de sus miembros inferiores para mandarle luego una tratamiento.

Antes de salir de la consulta, la auxiliar de clínica que estaba allí le indicó a este paciente que llamara en el plazo de un mes a cita previa a ver si tenía suerte. El hombre, y trascurrido ese plazo, llamó al teléfono de información del Gobierno de Canarias, una de cuyas operadoras le indicó las consultas que el usuario tiene pendiente, pero le aclaró que eso de las ecografías tenía que llamar a un determinado número de teléfono del propio Hospital de la Candelaria, que amablemente le facilitó.

Después de numerosas llamadas a ese número (siempre estaba comunicando), en las que este hombre perdió media mañana, por fin le indicaron que sí, que tenía ya concretada la cita para hacerle las pruebas diagnósticas, el próximo tres de junio de 2019, a una hora determinada. Es decir, dentro de medio año. Casi nada.

Por lo que he leído recientemente, el Gobierno de Canarias acaba de destinar una partida de trece millones de euros con el fin de reducir las listas de espera. A la vista de una cita "tan próxima" (sic) para hacerle una ecografía a un paciente en el HUNSC, parece que a este hospital no ha llegado ni un euro. ¿Acaso se estarán beneficiando de esos trece millones clínicas y centros sanitarios privados concertados?

Y encima nos están engañando como chinos, porque las plantillas de profesionales en la Sanidad pública se están reduciendo y eso de la oferta pública de empleo (OPE) es un anuncio electoralistas y falso, porque no se van a crear nuevas plazas, sino que la convocatoria está destinada para hacer fijos a numerosos empleados interinos, que llevan así muchos años, sin cobrar la antigüedad y siendo ninguneados por la Consejería de Sanidad.

Esto va de mal en peor, queridos lectores. Y don Fernando Clavijo, que parece ser un lobo con piel de cordero, mirando para otro lado. Desde luego, tiene una cara que se la pisa.

Imagen de archivo: canariasnoticias.es / CEDIDA

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.