Cultura

La restauración de las pinturas murales interiores de la capilla de San Pedro Abajo, construida en 1.716 y declarada Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de monumento en 2006, daba comienzo en 2017, con la restauradora güimarera Elisa Campos

31.01.2019 | Güímar

Güímar acogía el pasado martes, 29 de enero, la inauguración de las pinturas murales de la Capilla de San Pedro Abajo ante las autoridades presentes, entre los que se incluyen la alcaldesa del Excmo. Ayuntamiento de Güímar, Carmen Luisa Castro Dorta; el presidente del Cabildo Insular de Tenerife, Carlos Alonso; la consejera insular de Patrimonio Histórico, Josefa María Mesa Mora; así como el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez Afonso; Pedro José Pérez Rodríguez, cura-párroco de Güímar, y todos aquellos vecinos y vecinas que quisieron disfrutar del resultado obtenido tras su restauración.

La restauración de las pinturas murales interiores de la capilla de San Pedro Abajo, construida en 1.716 y declarada Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de monumento en 2006, daba comienzo en 2017, con la restauradora güimarera Elisa Campos al frente de la dirección del proyecto, requiriendo una intervención integral debido al estado deteriorado en el que se encontraban, principalmente, por los amontonamientos de tierra del entorno que han perjudicado su interior mediante la presencia de humedades graves.

En cuanto a las pinturas, representan, en sus dos muros laterales, dos bodegones de flores y unos medallones decorativos con los atributos de San Padre en su interior, mientras que en el muro central se representa un dosel con dos angelotes que lo sostienen a ambos lados, apareciendo también los medallones con los símbolos de San Pedro. Estas representaciones en los tres muros están insertadas en una arquitectura fingida, siendo el cuarto muro la gran portada de medio punto, destacando que las pinturas son de distintas épocas y diferentes técnicas.

Tal y como informaba la restauradora Elisa Campos en este día, el estado de conservación ‘era pésimo’, requiriendo un arduo tratamiento de restauración que ha contemplado diferentes etapas. «En un primer lugar, se realizaron dos cortes estratigráficos, para tener la información sobre las diferentes capas constitutivas. Tras una limpieza muy superficial, de forma suave y ligera, se llevó a cabo una consolidación del enlucido y pintura, primeramente interna, mediante inyección de mortero en unas zonas y de resinas en otras, así como la pulverización de resinas acrílicas en superficie una vez limpia la capa pictórica, y eliminados todos los repintes y morteros que cubrían pintura original. Posteriormente, se procedió a la consolidación superficial y reintegración de mortero y enlucido, a base de cales naturales, y la reintegración de pintura, para finalizar con la protección final mediante una resina acrílica con buena reversibilidad y permanencia».

Durante todo el proceso de restauración, han intervenido no solo la restauradora güimarera sino también todo su equipo, del que forman parte Dácil Pérez Batista, Elisa María Martín Domínguez, Verónica González Pérez y Chaxiraxi Yasmina Melián Alonso; aprovechando la restauradora en este día para ‘agradecerles su excelente trabajo’, así como a otras personas su desempeño, como a Carmen Milagros González Chávez, profesora titular del departamento de Historia del Arte de la ULL, ‘por la realización desinteresada del informe histórico’; ‘la buena acogida de los vecinos de San Pedro Abajo’; y, especialmente, a Ángel Gómez, y sus amigos Isidro y Carmen Teresa Jiménez Gómez, ‘por poner a disposición sus viviendas para intendencia del trabajo’.

La obra ha constado de 3 fases de ejecución, siendo posible su materialización gracias a la financiación realizada por parte del Cabildo Insular de Tenerife, Obispado de Tenerife y el Excmo. Ayuntamiento de Güímar, conllevando un coste total de 41.783 euros. Asimismo, «es importante destacar la involucración de los vecinos y vecinas del municipio, ya que gracias a la compra del libro ‘Los San Antonios de los Majuelos’, de Juan Manuel Pérez González; así como las entradas del espectáculo de Kike Pérez y Aarón Gómez, también han hecho posible esta restauración» – añade el concejal de Cultura y Patrimonio Histórico del Excmo. Ayuntamiento de Güímar, David Román Escobar.

«Todo el equipo de restauración, con Elisa Campos al frente, ha conseguido dar luz nuevamente a las pinturas murales de la Capilla de San Pedro Abajo, patrimonio que tanto cariño alberga de los vecinos del municipio. Magníficos resultados aun no siendo nada fácil, debido al estado en el que se encontraban, pero lo han hecho posible, siendo una joya del municipio que debemos conservar y seguir poniendo en valor.» – concluye David Román Escobar.