Cultura

Medio centenar de vecinos recorren las calles del pueblo por donde transitó Pedro García Cabrera leyendo varios poemas escogidos.

23.04.2016. Vallehermoso.

Este sábado Vallehermoso celebró el Día del Libro de una manera muy particular, recordando la figura del poeta más importante e influyente de las letras canarias nacido en 1905 en localidad norteña: Pedro García Cabrera. Y lo hizo mediante una ruta literaria donde se visitaron algunos lugares claves de la localidad ligados para siempre a su figura como los dos bustos que le recuerdan o su casa natal. Y en estos puntos se leyeron una selección de sus versos, verdaderos monumentos de la poesía regional.

Medio centenar de vecinos se unieron a esta celebración con el ánimo de reivindicar la importancia del poeta, recorriendo así el busto situado en la rotonda del caso, su casa en el barrio del Palmar, la talla que le recuerda en el instituto que lleva su nombre para, finalmente, terminar esta ruta Sobre las huellas del poeta en la Casa de la Cultura que lleva su nombre.

Los lectores fueron recitando sus versos en una noche donde, desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Vallehermoso, se decidió asimismo hacer un regalo muy especial a todos los participantes: regalar estrofas y versos elegidos en cada punto del recorrido en un envoltorio hecho para la ocasión, de tal manera que, como si de un sello se tratara, quien completara toda la ruta tendría como premio el tesoro de conservar algunos de los versos más significativos de Pedro García Cabrera.

Exposición dedicada al poeta

La ruta literaria terminó en la Casa de la Cultura, donde la Concejalía de Cultura preparó una exposición titulada Sintiendo al poeta y donde arte, libros, fotografías y hasta la propia voz de Pedro García Cabrera confluyen en una muestra dedicada a revivir la vida y obra del poeta universal.

Fue en este lugar donde varios alumnos del instituto, junto a profesor e investigador etnográfico Miguel Ángel Hernández, romancearon uno de los poemas más conocidos del escritor: Gomera.

Los numerosos asistentes a este encuentro cultural pudieron, además, dejar su ‘firma’ en la exposición, escribiendo sobre un espejo su verso favorito del poeta, quedando así, metafóricamente, ‘retratados’ en la Casa Cultural que lleva el nombre del poeta.