Deportes

El pasado viernes 22 de noviembre se cumplieron 25 años de la publicación del libro Valdano, sueños de fútbol (El País Aguilar)

24.11.2019 | Santa Cruz de Tenerife | Entrevista

Diario de Avisos

El pasado viernes 22 de noviembre se cumplieron 25 años de la publicación del libro Valdano, sueños de fútbol (El País Aguilar), un relato minucioso y apasionante de las dos temporadas que pasó el entrenador hispano-argentino Jorge Valdano en el CD Tenerife. Ocho partidos a cara de perro con el objetivo de salvar el descenso en la temporada 91-92 y teniendo que pasar por el Estadio Heliodoro Rodríguez López rivales como el Valencia, Barcelona, Sevilla y Real Madrid. Objetivo cumplido. La temporada siguiente, 92-93, segunda y última de Jorge Valdano en el banquillo blanquiazul, resultó extraordinaria con la clasificación por primera vez en la historia del CD Tenerife para la Copa de la UEFA. Esos logros, en la fiebre de las utopías de la era de Javier Pérez, con el representativo permitieron al dúo Valdano-Cappa fichar por el Real Madrid. Dos años muy intensos que recogieron Carmelo y Martín Rivero en un libro que dejó una gran huella en Canarias y en el resto del territorio nacional, donde se convirtió de inmediato en un bestseller e inauguró un subgénero de fútbolibro en la editorial El País Aguilar. 25 años después de aquel éxito que inmortalizó literariamente la mejor etapa histórica del Tenerife, DIARIO DE AVISOS entrevista hoy al protagonista de una de las páginas más bellas de los anales del club blanquiazul.

-¿Qué significó para Jorge Valdano Sueños de fútbol?
“El libro fue un repaso a dos años apasionantes en Tenerife. A mí siempre me gusta antes de pasar página hacer una especie de testamento. El libro, en alguna medida, sirvió para eso y para conocer en profundidad a sus autores, dos grandes amigos desde entonces”

-¿Sigue soñando con el fútbol o 25 años después dejó de ser un sueño para usted?
“Aquel libro empieza con una frase que decía: “Confieso que es muy rara la noche que no sueño con goles espectaculares, hermosos y míos”. Ahora, sigo tirando a portería, pero son más los que fallo que los que meto”.

-A Jorge Valdano se le conoce mediáticamente por su faceta de jugador y entrenador de fútbol. ¿La Copa del Mundo en México con Argentina y el título de Liga con el Real Madrid son sentidos por usted como sus éxitos más resonantes?
“Hay que tener en cuenta que con el Real Madrid gané como jugador dos Copas de la UEFA y dos Ligas que también hay que meter en el capítulo de grandes alegrías. De todas formas, hay muchas maneras de lograr la culminación en el fútbol. Por ejemplo, tengo una muy original. En el primer año, que llegué al Deportivo Alavés en el último partido nos jugábamos el descenso. Si perdíamos nos íbamos a Tercera División. Marqué un gol en el minuto 93 que nos permitió jugar una promoción contra el Logroñés. En aquel momento, ese partido fue para mí una pequeña final de la Copa del Mundo, porque la frustración de un descenso como la alegría de un título del mundo se arrastra toda la vida”.

-¿Después de ganar un Mundial, no ganar una Champions League duele menos?
“Si, es así. El Mundial es la carta más grande que tiene el fútbol. Si uno se retira habiendo alcanzado ese logro, duerme más tranquilo toda la vida”.

-Con lo que cuesta ganar una Copa de Europa, qué explicación tienen las cuatro Champions en cinco años del Real Madrid o las tres consecutivas, un equipo que, salvo la final en Cardiff ante la Juventus a la que goleó por 4-1 con jerarquía, tampoco hizo un fútbol para marcar una época. ¿Puede ser ese gen ganador que dice Messi que tiene el Real Madrid en esa competición específica?
“El Madrid tiene un indiscutible gen ganador. Sabemos desde la teoría de la evolución que los genes se adaptan a las necesidades. El Barcelona tuvo una razón de ser desde que nació: es una identidad muy potente con connotaciones sociales y hasta políticas. Si gana, mejor, pero su sola existencia justifica su importancia. Por el contrario, el Madrid nació junto a otros muchos clubes dentro de la ciudad y para hacerse un lugar de privilegio tenía que crecer ganando. Además, tenía que imaginarse el futuro. Todo eso ocurrió y por eso en el Real Madrid el gen ganador está presente desde su misma fundación”.

-Para Jorge Valdano, ¿quién jugaba mejor al fútbol, el Real Madrid de la Quinta del Buitre o el Barça de Guardiola?
“Cada uno responde a una época. El Real Madrid de la Quinta tuvo algo de fundacional. Es un quiebre entre la furia y una nueva manera de entender el juego. Luego, todo eso se fue sofisticando, y Guardiola representa un fútbol más metódico”.

-¿Lo de entrenar pasó a mejor vida? Le recuerdo que el CD Tenerife está sin técnico tras la destitución de Aritz López Garai…
“(Risas)… lo de entrenar fue una experiencia muy interesante para seguir conociendo más a fondo el fútbol. Pero creo que es una tarea para gente más obsesiva que yo. Un entrenador tiene que estar las 24 horas del día pensando en lo mismo y yo soy una persona más dispersa. Siempre digo que si viviera tres veces, una de las vidas la dedicaría a entrenar, pero viviendo una sola me parece excesivo”.

-¿Qué recuerda de su llegada al CD Tenerife, el primer equipo que entrenó una vez que colgó las botas?
“Tenía proporciones parecidas de miedo y de ilusión. Una energía descomunal y una confianza muy grande en mi manera de entender el fútbol. Además, creía que ese equipo respondía a esa sensibilidad. Me vi muy beneficiado por un grupo de jugadores extraordinarios en lo profesional y en lo personal”.

-¿De su estancia en la Isla, al margen del fútbol, con que se queda?
“Me quedo con algo que provocó el fútbol. Una especie de revolución social que nos envolvió a todos y nos ayudó a ser mucho más competitivos. La fuerza representativa del fútbol en esos días alcanzó un grado de identificación social muy fuerte. Eso nos ahorraba muchas palabras a la hora de motivar”.

-¿Del actual CD Tenerife que sabe?
“Al Tenerife le sigo y miro sus resultados cada fin de semana. Sé que está buscando entrenador y estoy, como todo el mundo en la Isla, expectante por ver en quién recae la elección. Es algo trascendente para que el equipo tenga una dirección”.

-Entre los posibles candidatos suena el nombre de Álvaro Benito.
“Sería una gran elección. Álvaro es como yo, pero a todo tren. Piensa como yo, solo que mucho más rápido. Habla como yo, pero también es más rápido. Es como yo, pero a todo tren. Le tengo una gran admiración y creo que trae ideas frescas y muy actuales”.

-¿Qué es lo que más le ha le ha marcado en el mundo del fútbol?
“Soy un autodidacta y bebo de todas partes. De gente que tiene relación con el fútbol y de gente que no tiene ninguna relación con el fútbol. Esto es un juego que está insertado en la sociedad de una manera muy seria y las ideas que lo sustentan están en todas partes”.

-La revolución tecnológica en el mundo del fútbol ha llegado con el videoarbitraje. ¿Cómo lo valora, cambiaría algo en cuanto a su funcionamiento?
“Yo lo cambiaría tan a fondo que me gustaría que no existiera. Creo que el fútbol es hijo de su tiempo y, por esa razón, es todo lo contrario a la tecnología. Javier Marías definió al fútbol como un juego salvaje y sentimental y el VAR le quita la categoría de salvaje. Es una batalla que tengo perdida, pero es lo que pienso”.

-¿Cómo valora la huelga que hicieron las colegas del fútbol femenino?
“Cuando llegué a España una de las primeras cosas que hice fue ponerme en huelga porque es lo que tocaba en ese momento, y fui muy combativo. Por lo tanto, apoyo absolutamente esta iniciativa para que accedan a un convenio colectivo justo. Hay que luchar para que el fútbol femenino crezca y que termine disfrutando de todos los derechos que un profesional merece”.

-De Universo Valdano, programa de fútbol que se emite en Movistar, ¿se queda con la historia de algún futbolista que le haya conmovido de manera especial?
“Los orígenes de los futbolistas siempre me resultan interesantes. Son decenas de millones los niños que sueñan algún día con ser futbolistas, y aquellos que llegan muchas veces parecen olvidar sus orígenes, y recordarlos en el programa me parece siempre muy reconfortante. A todos los invitados les estoy muy agradecido y todos me han parecido muy interesantes”.

-¿Qué jugador que le gustaría llevar al programa se le ha resistido?
“Cada vez es más difícil acceder a los jugadores, pero algunos nombres que me resultan muy tentadores están a punto de caer. No pienso quedarme con las ganas”.

-Del fútbol argentino han salido tres de los mejores jugadores de la historia: Alfredo Di Stéfano, Diego Armando Maradona y Leo Messi. Al primero por razones de edad no lo vio jugar, pero ¿si fuera entrenador, se quedaría para su equipo con el mejor Maradona o con el mejor Messi?
“No hago diferencias entre los dos. Son dos genios y cada uno representa una época. Decimos habitualmente de jugadores de esta categoría que son incomparables, por lo tanto, con ellos no juego a las comparaciones”.

–Entonces, si le pregunto, ¿cuál es para Jorge Valdano el mejor jugador de la historia, no me lo va a decir verdad?
“No, porque es muy difícil comparar épocas. Lo que si sé es quiénes fueron los grandes héroes del fútbol mundial: Di Stéfano, Pelé, Cruyff, Maradona y, desde el mismo día que se retire, Leo Messi”.

-¿Cuál es la razón para que quien para muchos es el mejor jugador de la historia, Leo Messi, no haya triunfado de pleno en la selección albiceleste?
“Es el máximo goleador de la historia de la selección argentina, esa es una manera de triunfar. Lleva 16 años al máximo nivel y esa es otra manera de triunfar también. Ganar un campeonato no es responsabilidad de una persona, sino de un equipo. Además, para ganar un Mundial hace falta un equipo, hace falta un genio, y hace falta suerte. Sencillamente, aún no la tuvo”.

-¿Aún está a tiempo o la edad es un hándicap?
“Si, es posible. Con Messi todo es posible. Pero nunca es seguro, porque el fútbol tiene muchos recovecos. Es un cachondo terrible el fútbol”

-¿Tiene pensado vivir en Argentina?
“No, no no … Esa posibilidad caducó. Tengo hijos españoles, mujer española y cuarenta años residiendo en España. Amo Argentina, la visito cada vez que puedo, pero este es mi lugar en el mundo”.

-En la actualidad, ¿en qué actividades reparte su tiempo Jorge Valdano?
“No tengo una actividad, sino muchas repartidas. Estoy en los medios de comunicación, tengo una empresa, estoy en un proyecto formativo muy interesante, y doy conferencias, por lo que tengo el tiempo muy ocupado. Y a mi me gusta que así sea.

Doce nombres propios del fútbol según Valdano

Raúl González Blanco:La personificación del Real Madrid.

Fernando Carlos Redondo: La estética y la eficacia hechas futbolista.

Javier Pérez y Pérez: Un valiente que se animó a apostar por mí cuando yo no tenía ninguna experiencia.

Ángel Cappa: Un maestro del fútbol.

Pep Guardiola: Es Cruyff hecho método.

José Mourinho: Un entrenador exitoso.

Cristiano Ronaldo: Un fenómeno con un excepcional poder de superación.

Luis César Menotti: El gran referente ideológico que he tenido en mi vida. Lo conocí cuando yo estaba saliendo del cascarón. Siempre lo he tenido como un referente.

Carlos Salvador Bilardo: Con él fui campeón del mundo. Un apasionado que transmitía su personalidad de una manera enfermiza a todo el equipo, pero yo ya había elegido ideólogo y estaba en la otra punta.

Johan Cruyff: Si juntamos su importancia como jugador y su importancia como entrenador, de la ecuación da la nota más alta de la historia. Su influencia en el fútbol ha sido insuperable.

Javier Clemente: Representó una época de la otra punta ideológica a la de Johan. Pero la idea futbolística que se impuso lo refleja la selección española campeona del mundo.

Amavisca y Zamorano: Dos grandes futbolistas a los que les estoy muy agradecido como persona.

 

 

 

Imagen: Jorge Valdano, ex entrenador del CD Tenerife en la época de los 90./DA