Deportes

Entrenan en las instalaciones del Colegio Cisneros por grupos de edades que van desde los 4 hasta los 60 años

12.02.2021 | San Cristóbal de La Laguna

 

La sección de kárate del CD Cisneros Alter avanza en sus objetivos y supera en la actualidad el medio centenar de alumnos tras apenas 14 meses de su puesta en marcha. Su responsable, José Antonio Cabrera, asegura que cuentan “con unas instalaciones buenas y amplias, que nos han permitido afrontar con las máximas garantías todos los protocolos y recomendaciones realizadas por las autoridades sanitarias respecto a la COVID-19”.

En diciembre de 2019 comenzó a desarrollarse esta iniciativa en el propio Colegio Cisneros. “Estamos encantados con la progresión que estamos llevando. Empezamos prácticamente de cero, pero ya somos hay unos 60 alumnos y alumnas desde prebenjamines hasta sénior. Lo mejor es que, prácticamente cada día, nos llegan solicitudes para unirse, así que estamos muy satisfechos con la respuesta”.

Relata Cabrera que las perspectivas actuales “pasan por crear un club deportivo que pueda competir, además del funcionamiento en paralelo para practicar. Hay entrenamientos específicos para los que van a competir y otros encaminados a aquellos que solo vienen a aprender y a pasarlo bien descubriendo el kárate”.

Los entrenamientos se desarrollan tres veces por semana, en las categorías de cadetes, juveniles y adultos, y dos veces por semana para los más pequeños (alevines e infantiles). Los que están preparándose para competir tienen una sesión extra los viernes.

“El kárate –prosigue Cabrera– es un deporte que no tiene edad. Por eso tenemos en el club desde los más pequeñitos, que se inician en esta disciplina con apenas 4 años hasta los que tienen casi 60 años. Está abierto a todos sean padres de alumnos, alumnos o personas que no tengan relación con el colegio”.

Todos los que estén interesados en sumarse al proyecto solo deben acudir a las instalaciones del colegio y solicitar las clases de prueba. Luego, si deciden unirse, se les hace una ficha y se les saca la licencia federativa.

José Antonio Cabrera comenta, con orgullo, que desde los orígenes de la sección “ya hay alrededor de 15 personas que han conseguido el cinturón negro en sus diferentes grados. Las cosas van tan bien que incluso la Federación Canaria de Kárate eligió nuestras instalaciones hace poco para celebrar un examen de cinturón negro y vino gente incluso de otras islas como Fuerteventura, Lanzarote o La Palma”.

“Los citamos por horas y calentaban con grupos burbuja con la gente del mismo club. Se les iba llamando al gimnasio y se examinaban con mascarilla y pantalla”, precisó.

Cabrera reitera que los últimos meses han sido muy duros debido a las restricciones de las autoridades sanitarias. “Tuvimos la desgracia de que al kárate lo metieron en el mismo saco que a la lucha o al judo, cuando es un deporte que se puede practicar con dos metros de distancia. Afortunadamente, tenemos una sala muy grande para entrenar y está delimitada para trabajar siempre con la distancia mínima de seguridad y con mascarilla obligatoria desde que comenzó la pandemia. No hacemos contactos, sino golpeos. Nos limitamos a entrenar katas, técnica y una parte física”.

Por último, el responsable de la sección de kárate del Cisneros manifestó que, pese al parón sufrido en las competiciones, “se hacen siempre que las autoridades lo permitan. Ahora hay un campeonato de Canarias al que acudiremos y, una vez que acabe la participación de cada deportista, este debe abandonar el pabellón”, explica.

Imagen: CD Cisneros Alter, sección de kárate | CEDIDA