Economía

Los servicios sociales municipales de Santa Cruz están volcados en tramitar con la máxima urgencia los informes favorables de la prestación de la ayuda y remitirlos al Gobierno de Canarias

28.04.2020 | Santa Cruz de Tenerife

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife se ha acogido al procedimiento extraordinario de tramitación de las solicitudes de la Prestación Canaria de Inserción (PCI), con el objetivo de comunicar cuanto antes al Gobierno de Canarias los informes que sean favorables, para que así los beneficiarios puedan optar a la ayuda lo antes posible y hacer frente a la crisis sanitaria.

El Consistorio chicharrero se suma al procedimiento extraordinario puesto en marcha este lunes por el Gobierno de Canarias para priorizar y agilizar la tramitación para el otorgamiento de la PCI, autorizando a las trabajadoras sociales del Ayuntamiento la realización de horas extra para sacar adelante este trabajo, pues, como ha indicado la presidenta del Instituto de Atención Social (IMAS), Marta Arocha, “el objetivo de la Corporación es mandar cuanto antes el mayor número posible de esos informes sociales para tramitar la ayuda y que las familias puedan empezar a recibir la prestación económica lo más pronto que puedan”.

Según recuerda Arocha, el ejecutivo ha previsto una ampliación en la concesión de la ayuda, con la inclusión de menores, de modo que “puede suceder que quienes antes no cumplían los requisitos para recibir la prestación, ahora sí lo hagan”. Igualmente, el Decreto 6/2020 incluye flexibilizar el acceso a las PCI y plantea algunas excepciones a aquellas personas que se encuentren en circunstancias que las coloquen en especial situación de extrema necesidad agravada y como consecuencia de la actual situación.

La tramitación urgente de la PCI requiere de un sobresfuerzo por parte de la plantilla municipal, a la que la concejala quiere felicitar por su dedicación y entrega, resaltando que “las siete trabajadoras sociales y los auxiliares administrativos del IMAS han demostrado una vez más, desde el primer momento, su gran profesionalidad en estas circunstancias tan complicadas”.

Hasta el momento, la carencia o insuficiencia de ingresos de las personas en las Islas ha sido cubierta por la PCI, que actúa como última red de protección social cuando se han agotado otro tipo de prestaciones, sean o no contributivas. Es una ayuda de carácter subsidiario y su objetivo es la inserción social, económica y laboral de aquel sector de la población con especiales dificultades de integración (en situación de pobreza, marginación y exclusión social) porque se encuentra en una situación de mayor desigualdad social respecto a otros individuos para conseguir el acceso a unos niveles aceptables de calidad de vida y el pleno ejercicio de los derechos considerados fundamentales, como educación, trabajo y vivienda.