Economía

Según la Cámara de Comercio, el adelgazamiento del tejido productivo obliga a apostar por la modernización y los nuevos formatos

10.02.2020 | Santa Cruz de Tenerife

Crecen las ventas, cae la cifra de parados registrados y se mantiene la ocupación, pero, al mismo tiempo, desciende el número de empresas. El comercio canario registró en 2019 un aumento medio de las ventas del 1,1%, una estabilización de la afiliación a la Seguridad Social y una leve disminución en el número de parados registrados. Sin embargo, el Instituto Canario de Estadística (Istac) contabilizó a fecha de 31 de diciembre 14.860 empresas inscritas en actividades comerciales, 402 menos (-2,6%) que en el mismo momento de 2018.

Así se refleja en el último Informe Sectorial elaborado por la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, del que se desprende que el sector ha experimentado una evolución más positiva de lo que se preveía, pero en el que se aprecian datos desiguales. El presidente de la Cámara, Santiago Sesé, presentó hoy el estudio junto a la directora general de la institución, Lola Pérez, y el director general de CajaSiete -entidad que financia el informe-, Manuel del Castillo. Sesé valoró el mantenimiento de las ventas respecto a ejercicios anteriores, pero advirtió de los riesgos a los que se enfrenta el sector a medio y largo plazo. “Los resultados del cuarto trimestre son mejores de lo esperado en cuanto a ventas y ocupación, pero el retroceso en la cifra de empresas inscritas en la Seguridad Social indica que estas ventas quizás no están aportando todo lo que debieran al tejido productivo y se concentran cada vez más en los negocios de mayor tamaño”. “Ello puede deberse -añadió- a las transformaciones que están teniendo lugar en el sector y que van desde los cambios en los hábitos del consumidor al auge del comercio electrónico”.

Por su parte el director general de Cajasiete, Manuel del Castillo, puso también destacó el que hubieran crecido las ventas durante los últimos meses del año, aunque apuntó que estas pudieran no estar aumentando en mayor medida por la cautela que está teniendo el consumidor, más proclive al ahorro, tal y como se desprende en la moderación que se está produciendo en el crédito y en el aumento de los depósitos.

Según el presidente de la Cámara, el descenso en el número de negocios abiertos apunta a la “falta de la necesaria capacidad de resiliencia” y subraya la conveniencia de tomar medidas. Santiago Sesé destacó que el sector comercial debe profundizar en la modernización y la digitalización. “Para ser más competitivos estamos obligados a innovar y apostar por nuevos formatos”, apuntó el dirigente empresarial, que animó a los comerciantes a “buscar la diferencia”, mejorando las vías para acercar el producto al cliente y combinando cada vez más la venta física con el servicio posterior. Asimismo, lamentó la “competencia desleal” que el comercio electrónico plantea a los establecimientos tradicionales.

 

PDF Informe Sectorial IV TRIMESTRE 2019​