Desde La Mesa Mota

El Tenerife sigue sin cosechar una sola victoria desde hace ya siete jornadas y este sábado por la noche, en el

02.11.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

El Tenerife sigue sin cosechar una sola victoria desde hace ya siete jornadas y este sábado por la noche, en el "Heliodoro" tampoco fue capaz de ganar al Huesca, un recién descendido de Primera y uno de los actuales gallitos de la categoría.

No se puede afirmar, porque no sería justo, que los blanquiazules jugaron mal, porque enfrente tenían a un equipo de cierto nivel y supieron mantener su portería a cero, por segunda jornada consecutiva, lo cual a estas alturas de Liga es destacable, dada la penosa situación en la tabla del conjunto isleño, en la frontera peligrosa del precipicio, cuando prácticamente todos creíamos que esta temporada se había confeccionado una plantilla para estar en los puestos altos y con posibilidades de luchar, incluso, por el ascenso.

La realidad es muy distinta, y si este empate con el Huesca se hubiera producido en otras circunstancias, en una situación más cómoda en la clasificación, has podría darse por bueno este punto conseguido, pero es que el Tenerife tiene tres próximos compromisos muy serios en lo que resta del mes de noviembre: con el Gerona, en tierras catalanas; con el Cádiz de Álvaro Cervera en el Heliodoro, dentro de dos semanas; y con el Sporting de Gijón en Asturias.

Este sábado, en esta nueva batalla de 12 puntos en el conjunto del mes, el Tete ya ha dejado marchar dos y, de continuar con esta desastrosa racha de resultados, está claro que entraremos en diciembre con un único objetivo, que será evitar los puestos de descenso y permanecer en Segunda División otro año más... y van.

El Fútbol se rige por puntos y por goles, y no hay fórmulas mágicas. Está claro que el conjunto tinerfeño solo ha conseguido tres puntos de dieciocho posible en los últimos seis partidos, y esos no son datos válidos para pensar que estamos ante una gran campaña.

Un equipo que no crea ocasiones de gol no puede marcar, a no ser que se produzca un milagro. Y un plantel con una defensa endeble está condenado, casi siempre, a salir derrotado en sus duelos.

En este último partido casi me duermo viendo la tele. Creo que con eso les digo todo. Me da que toca sufrir otro año más. Ojalá me equivoque y lleguen pronto los buenos resultados que todos los aficionados queremos.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.