Desde La Mesa Mota

Una jornada de fútbol más y el Tenerife volvió a mostrar este domingo ante el Lugo su impotencia goleadora en la presente Liga, con un empate (0-0) en un partido aburrido disputado en el estadio

14.10.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Una jornada de fútbol más y el Tenerife volvió a mostrar este domingo ante el Lugo su impotencia goleadora en la presente Liga, con un empate  (0-0) en un partido aburrido disputado en el estadio "Heliodoro Rodríguez López", en el transcurso del cual un numeroso grupo de aficionados mostró su enfado e indignación hacia el presidente del club y contra el secretario técnico, con gritos de "Concepción dimisión" y "Serrano vete ya", por su disconformidad con la actual composición de la plantilla profesional.

José Luis Oltra dispuso en esta ocasión, como ha venido siendo habitual, una alineación de tres centrales (no contó con Aveldaño), dos laterales carrileros (Luis Pérez y Samuel Camille, por Raúl Cámara y Héctor Hernández), dos hombres en la línea medular (Luis Milla y Undabarrena) y tres puntas (Paco Montañés, Suso Santana y Nano Mesa).

Javi Moreno, el preparador visitante, tuvo que poner un "once" diferente al habitual, por las lesiones de Leuko y San Emeterio y por las ausencias de los internacionales Aburjana y Kravets, que esta semana tuvieron compromiso con sus selecciones.

A pesar de la buena voluntad mostrada por los blanquiazules, la inoperancia y la incapacidad ofensiva del equipo es manifiesta y ni Montañés, Ni Malbásic (que entró por el primero, lesionado), Ni Nano, ni Suso, ni Joao, a pesar de sus intentos, lograron perforar la meta defendida en este ocasión por Juan Carlos, a pesar de que tuvieron algunas oportunidades.

Continúa una malísima dinámica de resultados en este Tenerife, a pesar de que Oltra, en la segunda parte, se esforzó porque sus pupilos consiguieran una balsámica victoria tras la penosa goleada sufrida la pasada semana en Mallorca.

El técnico balear prescindió de Carlos Ruiz y puso en liza al colombiano Joao, para aumentar teóricamente la capacidad ofensiva de los locales, pero aún así el equipo fue incapaz de marcar, en un encuentro sin mucha historia, que acabó con una justa igualada sin goles, en función de los méritos contraídos por ambos conjuntos.

Cabe destacar, no obstante, que el árbitro de la contienda, Milla Alvéndiz, andaluz, no quiso ver un claro penalty cometido por el icodense Iriome González, que desplazó con la cintura y zancadilleó a Camille en el área lucense, cuando transcurría el minuto 19 de partido. Una jugada que hace necesario la puesta en funcionamiento del VAR también en Segunda División.

Todavía le queda mucho trabajo a Oltra, que tendrá que intentar hace algún mueble con esta madera. Y ahora el Tete viaja esta semana a la capital maña, para enfrentarse el próximo domingo a partir de las siete de la tarde (hora insular) al Zaragoza, que tampoco vive momentos muy felices que digamos. ¡Que Dios nos coja confesados!

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: