Desde La Mesa Mota

Fue un encuentro muy trabado, con continuas interrupciones, lo que en nada favoreció al conjunto blanquiazul, que necesita tener la pelota largo rato

22.09.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Un zarpazo aislado, pero oportuno, del Fuenlabrada, que marcó por mediación de Iván Salvador en el minuto 78, acabó con la ansiedad del Tenerife, en el partido disputado la noche de este domingo en el Heliodoro Rodríguez, correspondiente a la séptima jornada del campeonato de liga de Segunda División.

Fue un encuentro muy trabado, con continuas interrupciones, lo que en nada favoreció al conjunto blanquiazul, que necesita tener la pelota largo rato. El equipo madrileño estuvo muy bien plantado en el terreno de juego, con hombres veteranos, que presionaron la salida del balón de rival y que estuvieron acertados en defensa, no permitiendo a los locales crear demasiadas ocasiones de peligro ante la meta de Rivas.

El único gol del encuentro vino como consecuencia de un grave error de Alberto, que dejó escapar a Salvador en la línea media del Tenerife y pudo marcar a placer, solo ante Adriá Ortolá. Parece evidente que el jugador majorero se desenvuelve mejor en la línea medular que como central, aunque su entrenador no lo entienda así.

Los locales saltaron al partido con muchas prisas por liquidar el encuentro cuanto antes, según reconoció en rueda de prensa López Garai, que mostró su sorpresa por esta actitud del conjunto. Y como sucede casi siempre que se juega con esa ansiedad, el Tenerife cedió tres puntos importantísimos, lo que representa un paso atrás en sus aspiraciones.

Está claro que el equipo todavía se "está haciendo" y que Garai da alternativas a muchos elementos, para conformar una amplia plantilla de la que poder disponer en cualquier momento. Habrá que tener un poco de paciencia y saber que este equipo nos dará muchos momentos de felicidad, no exentos de ciertos disgustos a lo largo de todo el campeonato.

A pesar de los cuatro tantos marcados en Albacete, a este club le falta hambre de gol, porque jugando en casa no se pueden tener tan pocas oportunidades de marcar como en este último encuentro frente al Fuenlabrada.

El domingo próximo el Tenerife juega en Lugo. Una oportunidad para enmendar errores y acercarse a la parte alta de la tabla clasificatoria.¡Vamos, Tete!

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.