Desde La Mesa Mota

A la media hora de juego, el Tenerife sentenció el choque, con otro tanto de Juan Villar, que marcó a puerta vacía, tras una jugada de Brian Acosta y una magnífica asistencia de Samuele Longo (Imagen: La Liga)

04.03.2018. Redacción / Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

En el mejor de todos los partidos disputados esta temporada en la Península, este domingo el Tenerife ganó justamente (1-2) en Tarragona, frente al Nástic, que supo remontar el resultado, tras encajar (como casi siempre) un gol cuando solo se llevaban disputados diez minutos de juego.

Está claro que la solución de los graves problemas por lo que ha atravesado el equipo blanquiazul en la presente campaña estaba en el banquillo, pues Joseba Etxeberría, en tan solo cuatro encuentros como nuevo entrenador no conoce aún la derrota y el conjunto insular ha logrado nada más y nada menos que diez de los doce puntos posibles.

El Tenerife completó una gran actuación, porque ahora es un equipo más vivo, más solidario y ha mejorado en todas las líneas, sobre todo en el centro del campo, con la incorporación de la pareja Luis Milla-Alberto Jimenez, que son los mejores directores del juego blanquiazul, pese a quien le pese.

Todos los goles se marcaron en el primer tiempo. El primero de ellos a favor de la Gimnástica de Tarragona, marcado por Tete a pase del lagunero Maikel Mesa, por un fallo defensivo visitante y porque Raúl Cámara anulaba el aparente fuere de juego.

La reacción tinerfeñista no se hizo esperar y minuto y medio después lograba igualar el marcador, en un contraataque organizado por Alberto que culminó de manera brillante Juan Villar con un gran tiro cruzado. Era el minuto 12.

A la media hora de juego, el Tenerife sentenció el choque, con otro tanto de Juan Villar, que marcó a puerta vacía, tras una jugada de Brian Acosta y una magnífica asistencia de Samuele Longo.

En el segundo acto se pudieron ver numerosas ocasiones de gol por parte de ambos equipos, pero la pelota no quiso entrar en ninguna de las porterías.

En el minuto 79 el árbitro de la contienda, el asturiano Areces Franco, anuló justamente un gol a Juan Muñiz, por fuera de juego, y en los cinco minutos de prolongación del partido el Tenerife se desmelenó y tuvo varias ocasiones de marcar, sobre todo en el minuto 92, con un disparo cruzado de Álex Mula al poste izquierdo de Dimietreski, y en el 93, con un paradón del portero local a un certero tiro de Philip Malbásic.

La única noticia negativa del partido se produjo en el minuto 58, al lesionarse el "killer" Villar, que estará ausente de los terrenos de juego en las tres o cuatro próximas jornadas.

El Tenerife que hemos visto este domingo es otro muy diferente al de la última etapa de José Luis Martí y vuelve a ilusionar a los aficionados, que acudirán en masa al "Heliodoro" el próximo viernes, para presenciar un choque muy importante, frente al Oviedo.

No hay que tirar voladores, porque faltan muchas jornadas, pero estamos ahora a seis puntos de la promoción y nos podremos acercar más si el Tete gana al equipo de la capital, del Principado dentro de unos días... ¡Vamos!

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: