Desde La Mesa Mota

Después de un año y doce días, el Tenerife logró, por fin, ganar como visitante por primera vez esta temporada, en el campo de Cerro del Espino, por 1-3, frente al Rayo Majadahonda

13.04.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Después de un año y doce días, el Tenerife logró, por fin, ganar como visitante por primera vez esta temporada, en el campo de Cerro del Espino, por 1-3, frente al Rayo Majadahonda, en las afueras de Madrid, en partido oficial disputado en la noche de este sábado.

El equipo insular, como casi siempre, salió muy inseguro y en el primer minuto de juego se encontró con un gol en contra, marcado por el delantero local Iza (0-1). Este tanto tan tempranero hacía presagiar lo peor y metía pánico en los aficionados blanquiazules, después de saber, además, que el Extremadura había ganado a primera hora de la tarde al Málaga en La Rosaleda, lo que complicaba la salvación del conjunto dirigido por Oltra.

Menos mal que el Tenerife no se descompuso y poco tiempo después pudo igualar el choque, al chutar fuerte y ajustado el balón Nano Mesa, a la salida de un córner lanzado por Luis Milla, en una jugada ensayada. Era el 1-1 y corría el minuto trece. Quedaba mucho tiempo para intentar la remontada.

La primera mitad transcurrió con un juego muy vivo y tuvo muchas alternativas, con claras oportunidades para los dos conjuntos, pero el marcador permaneció inalterable hasta el intermedio.

Conscientes de lo que se jugaban, los visitantes salieron mucho más concentrados después del descanso y así, cinco minutos después, en el 50, Jorge Sáenz se inventa un chut desde el borde del área, y el balón se cuela ajustado al palo izquierdo del portero majariego Basilio. Era un prometedor 1-2.

En el resto de la contienda, el Rayo se echó arriba en busca del empate, pero Dani Hernández tuvo intervenciones brillantes y fue decisivo para que el Majadahonda no pudiera marcar de nuevo.

El partido se volvió realmente loco en los últimos partidos, pero el Tenerife supo controlar y tener más el balón. Y en un despeje erróneo del guardameta local, Filip Malbásic logró robar el balón y, tras una jugada personal, marcar a puerta vacía. Era el minuto 87 y el resultado definitivo (1-3).

Por una vez, el Tete nos agradó mucho, porque hizo un excelente partido, a pesar del grave error inicial. Este excepcional triunfo permite al Tenerife alejarse seis puntos de los puestos de descenso, y todo parece indicar que si gana el próximo fin de semana al Almería en el "Heliodoro", se alejarán definitivamente los fantasmas partidarios de perder la categoría.

Imagen: La alegría del vestuario del C.D. Tenerife

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.