Desde La Mesa Mota

Por primera vez en la temporada el Tenerife mereció ganar fuera de casa en la tarde noche de este sábado, frente al Sporting de Gijón en el estadio de "El Molinón", donde perdió injustamente por 2 goles a 1

01.12.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Por primera vez en la temporada el Tenerife mereció ganar fuera de casa en la tarde noche de este sábado, frente al Sporting de Gijón en el estadio de "El Molinón", donde perdió injustamente por 2 goles a 1, en un interesante partido, con muchas alternativas, en el que los visitantes dominaron durante los primeros sesenta minutos.

El fútbol no es siempre justo y, en esta ocasión, el conjunto asturiano se topó con la suerte, porque al Tenerife se le anuló un gol de Brian Acosta por un dudoso fuera de juego en el minuto 62 y al minuto siguiente marcó el Sporting, con un gol de Babín, que abría el marcador, y que ampliaría, en el 67, de un precioso tijeretazo Djurdjevik, que no había marcado en toda la temporada.

El Tenerife, que realizó sin duda el partido más completo de esta campaña en tierras peninsulares, logró reducir distancias en el 73, con un gol de rechace de Jose Naranjo, uno de los mejores jugadores blanquiazules en este encuentro, junto a Milla, Alberto y Camille. Pero se regresa de vacío a las Islas, porque este equipo está abonado al infortunio.

José Luis Oltra, a pesar de la derrota, acertó en la disposición de su equipo, con una novedosa alineación dispuesta en 4-4-2, con un cuarteto en el centro del campo, colocando a dos jugadores en las bandas (Luis Milla y Acosta) y dos por dentro (Undabarrena y Alberto). Parece que el entrenador puede haber acertado con poblar más la línea medular.

Al Tenerife, en cualquier caso, le sigue faltando instinto asesino y no hace sangre en el conjunto rival. Y sigue sin ver puerta todo lo que seria deseable. Sin ir más lejos en Asturias tiró dieciséis veces al marco local y sólo consiguió un gol, una estadística muy pobre. Claro, que si un disparo de Luis Milla, en el minuto 39, llega a entrar en la puerta de Mariño el partido hubiera sido otro en la segunda parte.

Ha sido un resultado muy injusto, porque esta vez el Tete sí se mostró competitivo, con ganas y nunca se durmió. Y a pesar de la derrota, somos más optimistas.

El próximo viernes, nuevo partido en el "Heliodoro", a partir de las ocho de la noche, frente al Extremadura. Habrá que conseguir una victoria, después de este resultado de Gijón tan cruel y desagradable.

Imagen de archivo: laliga123

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: