Desde La Mesa Mota

No sé si la escuadra que dirige José Luis Oltra está gafada, si ha sido sometida a sesiones de magia negra o si está embrujada, pero lo que le sucede a este Tenerife no es normal y lógico

22.02.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

El Tenerife sigue siendo un conjunto bipolar, capaz de igualar un partido en el descuento, después de cometer errores infantiles, que a punto estuvo de costarle una nueva derrota ante el Mallorca (2-2), en un choque muy loco disputado la noche de este viernes en el "Heliodoro", que llegó a desquiciar a la afición blanquiazul.

No sé si la escuadra que dirige José Luis Oltra está gafada, si ha sido sometida a sesiones de magia negra o si está embrujada, pero lo que le sucede a este Tenerife no es normal y lógico.

Sin demostrar nada destacable, el equipo mallorquín se adelantó en el marcador en el primer cuarto de hora, gracias a un afortunado disparo de Estupiñán, en el que el balón coge una extraña trayectoria y se cuela en el marco de Dani Hernández, que se encontraba en el palo contrario y no pudo llegar a cazar la pelota.

Con el marcador en contra, los jugadores locales se mostraron impotentes para marcar en la media hora que quedaba hasta el intermedio, aunque nadie perdía la esperanza de que el equipo reaccionaría en la segunda parte.

Solo hubo en todo el período inicial tres disparos de los locales a puerta, todos ellos desde fuera del área.

El Tenerife salió de nuevo al campo con ganas de remontar, pero a los tres minutos de la reanudación, Dani Hernández se dispuso a recibir una cesión, con tal mala suerte de que se pisa los cordones de su bota, resbala, cae al césped y un astuto Budimir recoge el rechace y marca a placer (0-2).

El encuentro se rompe en los siguientes compases y entre los minutos 53 y 65 se registran tres ocasiones de gol tinerfeñistas (Malbásic, por dos veces, una de ellas envía el balón al larguero), Budimir está a punto de marcar para los visitantes (Dani despeja con el pie) y Suso es agarrado en el área del Mallorca, pero el árbitro se hace el loco y no pita la pena máxima.

A pesar de esta auténtica mala suerte, el Tenerife insiste y en el 71 reduce distancias, gracias a un golazo de Uros Racic, tras un gran disparo tras recoger un rechace en el área.

A raíz del tanto, el Mallorca juega con el reloj y pierde excesivo tiempo, ante la desesperación de la grada, por lo que el colegiado Moreno Peris decide prolongar el choque cinco minutos y es en ese período de alargue en el que Tyrone del Pino, que había saltado al campo un poco antes, logra igualare el encuentro, lo que deja un sabor agridulce en la parroquia blanquiazul, porque el conjunto isleño sigue teniendo demasiadas carencias.

En la próxima jornada el Tete ganará por 1-0 al Reus, por decisión federativa, ya que el equipo catalán fue descalificado por las deudas que acumulaba con sus jugadores. Menos mal que esta temporada solo quedan tres equipos por descender. El siguiente encuentro será con el Numancia en el "Rodríguez López".

Hay que reseñar, por último, que un aficionado situado en la grada de San Sebastián falleció de repente durante el partido de este viernes, debido a una parada cardiorrespiratoria. Descanse en paz.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.