Desde La Mesa Mota

CC tenía cogido por los aguacates a Antona porque el hasta ahora inquilino de La Moncloa, como contrapartida, siempre le aseguró la cabeza de Clavijo en la Presidencia de Canarias a la veterana y lista diputada tinerfeña

06.06.2018. Redacciçon | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Siempre comprendí y hasta terminé por entender que Asier Antona, por necesidades del guion, mientras su jefe nacional Mariano Rajoy estuvo de presidente del Gobierno, apoyara más o menos claramente a Fernando Clavijo al frente del Ejecutivo regional, a pesar de que Coalición Canaria cuenta con una exigua representación parlamentaria.

Por mucho que quisiera disimular, el politico conservador palmero (circunstancialmente nacido en Euskadi) estaba atado de pies y de manos y no podía contradecir en nada al señor Clavijo, porque el Gobierno de España necesitaba el apoyo imprescindible de la diputada monárquica y nacionalista (sic) Anita Oramas para sacar adelante numerosos proyectos de ley, entre ellos los presupuestos general del Estado cada año.

CC tenía cogido por los aguacates a Antona porque el hasta ahora inquilino de La Moncloa, como contrapartida, siempre le aseguró la cabeza de Clavijo en la Presidencia de Canarias a la veterana y lista diputada tinerfeña.

Una vez ha prosperado la moción de censura en el Congreso de los Diputados y desalojado el PP del Gobierno español, ¿a qué espera el líder de los populares isleños para desalojar de la Presidencia regional al actual inquilino de San Bernardo?

Antona ya no está preso de ningún pacto político y tiene las manos libres para actuar. Ahora tiene la imperiosa necesidad de demostrar ante su potencial electorado en las Islas que tiene agallas, ganas, capacidad y empuje para presentar una moción de censura y que salga el sol por Antequera, con el fin de que termine la inacabable etapa de CC en el poder, que lleva ya cuarenta años en el machito.

De no emprender ninguna acción y de quedarse con los brazos cruzados, viéndolas venir, me da que don Asier decepcionaría a miles de canarios. Allá él. No seré yo asesor de nadie, ni quiero ni puedo recomendar a ningún político nada. Me limito a transmitir el sentir de buena parte de las bases de su opción política. Y eso, como dice un querido compañero.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: