Desde La Mesa Mota

Podría afirmarse, sin temor a equivocarnos, que la diputada tinerfeña de Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados es la gangochera política mas famosa de España y parte del extranjero, con sus tejemanejes históricos con el Gobierno Central

25.11.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopago@hotmail.com

Podría afirmarse, sin temor a equivocarnos, que la diputada tinerfeña de Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados es la gangochera política mas famosa de España y parte del extranjero, con sus tejemanejes históricos con el Gobierno Central, como genuina representante de los nacionalistas de este Archipiélago.

La palabra gangocha significa trueque y su verbo, gangochear, se puede interpretar como intercambio de productos de la tierra y del mar entre campesinos y pescadores, si bien este antiguo oficio lo desempeñaban las mujeres en gran parte del siglo XIX y primera mitad del XX.

Así, pescaderas del Puerto de la Cruz, con las capturas de sus maridos en un cestro que portaban en sus cabezas, subían hacía las poblaciones más altas del Valle de La Orotava en busca de verduras y hortalizas cultivadas en la zona y que escaseaban en la costa. Y al contrario, otras veces bajaban de las medianías orotavenses hasta la Ranilla las magas con sus cestos de productos hortofrutícolas para ofrecerlos en la ciudad turística a cambio de lo que se obtenía en la pesca, como viejas, samas, cabrillas, salemas, morenas, sardinas y chicharros.

Lo mismo ocurría en otras zonas de la Isla, como en la actual área metropolitana, donde las campesinas de Las Mercedes, La Esperanza y otras comarcas limítrofes de La Laguna bajaban a Santa Cruz para gangochear con sus propios productos.

En la política actual, la principal gangochera de Canarias con Madrid, esté el Gobierno que esté, es la señora Oramas González-Morto, que ya ha calentado durante bastantes años su escaño en el Congreso y que siempre aspira a tener un protagonismo excepcional en cualquier debate y, aún más si cabe, en una posible investidura de presidente del Ejecutivo.

Su vocación de gangochera llega a tal extremo que, en junio pasado, se opuso a la investidura de Pedro Sánchez porque no lo veía claro. Y hete aquí que ahora ha ofrecido su apoyo a un Gobierno en el que estará Podemos, una fuerza política a la que dijo la señora diputada lagunera que no apoyaría jamás.

¡Ay, Anita, Anita! Está ya peor que Albert Rivera, con sus famosos vaivenes... ¿A qué jugamos?

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.