Desde La Mesa Mota

La pobreza material en Canarias alcanzó el pasado año al 13,4 por ciento de la población, lo que convierte al rchipiélago en la región con el índice más alto de toda España

18.09.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

La pobreza material en Canarias alcanzó el pasado año al 13,4 por ciento de la población, lo que convierte al rchipiélago en la región con el índice más alto de toda España, según  un exhaustivo informe sobre el particular elaborado por FUNCAS, la Fundación de las Cajas de Ahorro, que ha sido dado a conocer públicamente hace unos días.

El índice de pobreza material en la población isleña supera con creces a la segunda zona más deprimida del país, que es la ciudad autónoma de Melilla, con un  9,4 por ciento, nada menos que cuatro puntos porcentuales menos que nosotros.

A continuación se sitúan Valencia (7,4%), Baleares (6,9%) y Murcia (6,2%), mientras que en el lado contrario de la tabla, con ratios de pobreza material inferior al 3 por ciento, se encuentran Navarra, Aragón, Castilla y León, Cantabria, Galicia y La Rioja.

Este informe de Funcas analiza exactamente las tasas de privación material severa en Europa y la dispar evolución que han registrado a lo largo de los últimos 10 años. Esta variable, que mide el porcentaje de población que vive en hogares que carecen de determinados bienes y servicios o que no pueden satisfacer necesidades financieras básicas, es un indicador habitual de pobreza material, explica la Fundación.

A estas carencias estructurales también se ha referido hace poco el presidente de Cáritas en Tenerife, Leonardo Ruiz del Castillo, quien ha denunciado casos realmente dramáticos entre la población tinerfeña, asunto que ya comentamos recientemente.

Nos debe preocupar especialmente la pobreza infantil que existe en las Islas, porque en pleno siglo XXI hay familias que no pueden dar el desayuno a sus hijos y estos se duermen en clase a primeras horas de la mañana porque tienen hambre, y la única comida que realizan diariamente es la que ofrece el comedor escolar en el almuerzo.

Esto ocurre en algunos colegios públicos de Canarias, aunque algunas autoridades lo nieguen, pero poseo testimonios directos de docentes que viven estos casos. Algo que es del todo incomprensible en un Archipiélago cuyo Gobierno Autónomo alardea de tener superávit en sus presupuestos. Que venga Dios y lo vea... 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: