Desde La Mesa Mota

Don Leonardo Ruiz del Castillo es el presidente de Cáritas en Tenerife | Imagen: diariodeavisos.com

02.09.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Don Leonardo Ruiz del Castillo es el presidente de Cáritas en Tenerife. Como saben, esta es una organización caritativa que depende de la Iglesia Católica, que está en permanente contacto con las personas más necesitadas de la sociedad, a las que trata de ayudar de mil maneras, con el fin de que salgan de su situación de desamparo.

Se trata de una labor no siempre reconocida y de una de las acciones más nobles de la Iglesia, tan criticada por muchos, sobre todo a raíz de los casos de abusos a menores destapados últimamente y que ensombrecen una institución milenaria, porque siempre los errores y las grandes equivocaciones destacan más que los aciertos.

He seguido siempre con atención las declaraciones que, de vez en cuando, realiza don Leonardo en los medios de comunicación locales, porque es un hombre que, por su cargo, es un testigo excepcional de la situación social por la que atraviesa nuestra sociedad y, en particular, las clases más desfavorecidas.

El señor Ruiz del Castillo habla respaldado por la experiencia y por su contacto directo con los más necesitados y sería muy raro que con sus palabras no diera siempre en el clavo. Estos días ha dicho claramente que en las Islas "los empleos y los salarios son muy precarios", que "existe pobreza laboral" y que el salario mínimo interprofesional (que debería ser, por lo menos, de mil euros mensuales) y las PCI son realmente "insuficientes".

Don Leonardo dice verdades como puños y por ello es conveniente escucharle. Él, a sus setenta y ocho años de edad, podría muy bien quedarse en su casa leyendo un libro o viendo alguna película para entretenerse. Pero prefiere ayudar en lo que puede a los demás. Es todo un ejemplo y se tiene ganado un trocito de cielo cuando nos deje, que deseo que sea dentro de muchos años, con salud. ¡Bravo! 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: