Desde La Mesa Mota

Doña Christine Largard es una señorona francesa que tiene 62 años (nació el día primero de enero de 1956) y que es desde julio de 2011 la directora gerente de esa organización ultracapitalista que se llama Fondo Monetario Internacional

13.10.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Doña Christine Largard es una señorona francesa que tiene 62 años (nació el día primero de enero de 1956) y que es desde julio de 2011 la directora gerente de esa organización ultracapitalista que se llama Fondo Monetario Internacional, con sede en Washington, a la que pertenecen 189 países del mundo mundial.

La señora Lagard fue con anterioridad ministra en varios departamentos del Gobierno galo y con Villepin ocupó la importante cartera de Economía, Financias e Industria en la etapa de Villepin, desde donde dio el salto a este importante puesto, desde el que se ha ganado la antipatía de numerosas personas, entre las que tengo el honor de encontrarme.

Nunca habrase visto una persona tan insolente, tan sabelotodo y tan reaccionaria que doña Christine, que ha llegado a decir cosas tan graves como que la humanidad no puede soportar tanta población envejecida y que las personas vivimos demasiado, en alusión directa al enorme gasto social que en la economía soportan diversos países en ayudar en la calidad de vida de sus habitantes más longevos.

Esta señora, más que francesa, parece una ideóloga del movimiento nazi alemán de aquel loco asesino que se llamó Adolfo Hitler y desde luego, incumple con sus palabras uno de los objetivos fundacionales del Fondo Monetario Internación que ella misma dirige, cual es el de "contribuir a reducir la pobreza en el mundo".

Doña Christine es más papista que el papa o más capitalista que el capital, y suele meterse mucho con España, intentando corregir la política económica de nuestro país. La última perla de esta francesita ha sido advertir del peligro de la propuesta acordada recientemente de Pedro Sánchez y el líder de Unidos-Podemos, Pablo Iglesias, de elevar el salario mínimo interprofesional a 900 euros mensuales. Habría que ver los millones de euros que gana la directora-gerente del FMI. No fastidies, Lagard, defensora de los ricos y enemiga a ultranza de los más desfavorecidos. ¡Hágame el favor y mándese a mudar, cristiana, que ya lleva muchos años en el puesto

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: