Desde La Mesa Mota

La Universidad de La Laguna era el único centro de enseñanza superior en todo el Archipiélago | Imagen: Fachada de la Universidad de La Laguna

17.08.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

En otros sectores, la Isla hace 50 años estaba muy infradotada en materia sanitaria, y eso que dos años antes, en 1966 se había inaugurado la Residencia de la Seguridad Social Nuestra Señora de la Candelaria (hoy hospital de carácter universitario) en el barrio capitalino de Ofra., 

Aún permanecía abierto el viejo Hospital Civil en el barrio santacrucero del cabo, el principal centro de referencia hasta entonces, dependiente del Cabildo, organismo insular que años más tarde (en 1971) terminó de construir el Hospital General y Clínico de Tenerife (hoy Hospital Universitario de Canarias) y se creó la correspondiente Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna. 

Por otro lado, a finales de los años sesenta existían en la isla pequeños hospitales públicos comarcales, que en realidad eran centros para albergar enfermos crónicos, como el de los Dolores en La Laguna o de la Trinidad en La Orotava. 

Asimismo existían algunas clínicas en la capital tinerfeña, como las de las familias locales Zerolo y Capote, dos clanes que se disputaban el control de la Sanidad tanto privada como pública en Tenerife. 

Por lo que respecta al sector comercial, aún no habían llegado (ni se les esperaba) los grandes centros en manos de multinacionales de la alimentación y de otros productos específicos. Sí había hace cincuenta años numerosas tiendas tradicionales en pueblos y barrios de las principales zonas urbanas y representó todo una novedad el establecimiento de los primeros y peuqeños supermercados, a finales del decenio de los sesenta, como el "2000" en el Puerto de la Cruz o el "San Antonio", en la calle del mismo nombre en Santa Cruz, entre otros. 

En lo concerniente a Educación, no había, por supuesto, tantos institutos de enseñanza media como ahora y la actividad dicente en secundaria estaba en manos de la propiedad privada y, especialmente, de distintas congregaciones católicas que se dedicaban y se dedican a la enseñanza, entre otras labores. 

La Universidad de La Laguna era el único centro de enseñanza superior en todo el Archipiélago, y aquí no se podían estudiar carreras tan comunes hoy en día como Medicina, Farmacia, Económicas, Ciencias Políticas y Arquitectura, entre otras, por lo que los estudiantes que en el futuro querían dedicarse profesionalmente a esas especialidades tenían necesariamente que desplazarse y vivir durante los cursos académicos en distintas ciudades de la Península Ibérica. 

(continuará) 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: