Declaraciones imprudentes

27.05.2024 | Redacción | Opinión

Por: Óscar Izquierdo

Presidente de FEPECO

Hace dos semanas fue tiroteado en plena calle, después de una reunión oficial, el primer ministro eslovaco Robert Fico, que continúa en estado de máxima gravedad, aunque estable y fuera de peligro. Ahora las alarmas han saltado en el país centroeuropeo, ya que parece que se han despertado de un sueño, donde todos vivían en una confrontación política permanente, agresiva, sin tregua y bastante acalorada. Como consecuencia de este triste suceso, se han intentado abrir cauces de diálogo, que no han tenido éxito, a pesar de las consecuencias que ha tenido el frentismo sin control alguno durante los últimos años, llevado al límite, incluso sobrepasado. La presidenta de la Republica ha fracasado en sus intentos de reconciliación nacional, por lo menos hasta el momento. Sus llamamientos a ser responsables y salir del círculo vicioso del odio y de las acusaciones mutuas, no han encontrado aceptación alguna. También dentro de la Unión Europea hay preocupación, por el ambiente enrarecido y radicalizado que se vive en casi todos los países. España no es una excepción y lo venimos denunciando desde hace tiempo, hay que implantar la serenidad como forma habitual de conducta pública, pero tampoco parece que haya mucho interés en implicarse en esa aventura de la concordia, que tanto bien atrae y maleficios despeja.

En Canarias pasa exactamente lo mismo, somos europeos siguiendo los mismos defectos o vicios que se producen en el Continente. No cabe duda de que el globalismo sirve para lo bueno y lo malo, no es imparcial. Las peleas entre partidos, ideologías, personajes públicos, por todo, para todo y en todo, desde lo más sencillo a los más grave, es lo cotidiano. No se escuchan ni por casualidad,  aún ni queriendo, por lo que ayudaría mucho que en el Parlamento de Canarias, se estableciera un centro auditivo permanente, con audífonos de última generación, para que sus señorías, con el fin de que si no son capaces de atender, por lo menos se oigan, que no es la solución, pero es un pasito para conocer que hay otras personas que piensan diferente y que enriquece mucho prestarles atención, ya que pueden tener algo de competencia y entonces hay que aprovecharla, porque la razón absoluta no la tiene nadie, sino el que se lo cree soberbiamente, que por cierto, más de uno hay entre todos los colores que conviven en nuestros lares.  

Últimamente estamos asistiendo a una serie de declaraciones que calientan el ambiente, crispan las relaciones personales y crean verdaderos problemas económicos, por la inseguridad jurídica que se traslada tanto dentro de nuestro Archipiélago, como en el resto de España, así como también en inversores extranjeros. Es tan preocupante, que por la irresponsabilidad de lo que se dice, uno tiende a pensar que lo hacen sin discernir lo que hablan, porque de otra manera, si lo conciben a conciencia, no hay otra forma de calificarlos que de gobernantes torpes y perjudicadores de nuestra tierra. Que se ponga en duda, la concesión de licencias de obra, dadas conforme a la Normativa vigente, cumpliendo con todos los  requisitos que se exigen y que no son pocos, pidiendo que, por parte de los ayuntamientos, con remanente de tesorería municipal, se compren las parcelas donde los promotores en su día invirtieron millones de euros y actualmente están ejecutando obra, no puede consentirse de ninguna manera. Revisar el planeamiento a gusto del político de turno con ideología oportunista, con el fin de aparecer más ecologista que la viborina  triste,  para negociar con la propiedad el rescate del suelo, es sacar a Canarias de Europa e incrustarla en el centro de África.

Buscar en Tagoror