Desde La Mesa Mota

La legalización de la eutanasia en España se debatirá por enésima vez en el Congreso de los Diputados, al ser admitida a trámite una proposición de la minoría catalana en la Cámara Baja

11.05.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

La legalización de la eutanasia en España se debatirá por enésima vez en el Congreso de los Diputados, al ser admitida a trámite una proposición de la minoría catalana en la Cámara Baja, con la abstención de Ciudadanos y los votos en contra del Partido Popular y de UPN.

Hablar de la eutanasia siempre ha sido polémica, porque se debate el derecho de las personas a decidir voluntariamente cuándo ponen quieren fin a su existencia terrenal y eso siempre ha chocado con los principios éticos y morales de la Iglesia Católica y de parte de la comunidad médica y científica.

La proposición de ley que ha sido admitida a trámite en el Parlamento pide además que la práctica eutanásica corra por cuenta de la sanidad pública y que el hecho de practicarse se despenalice completamente.

Los partidarios de la eutanasia defienden el derecho de cualquier ciudadano de decidir el momento y la manera de morir, sobre todo si el que lo decide sabe que sufre una enfermedad incurable y que su final está pronto. Con esta decisión probablemente se evitarían sufrimientos innecesarios y, también hay que decirlo, gastos sanitarios inútiles conducente a alargar brevemente vidas que se apagan como luces de velas.

Los católicos son contrarios a estas prácticas, porque consideran que de esa forma se atenta contra la propia vida, porque nuestra existencia está en manos de Dios y nada ni nadie puede intervenir en su desarrollo y en su fin.

Los partidarios de la eutanasia defienden, por el contrario, el derecho de las personas a decidir el momento y la mera de morir, para evitar una prolongación innecesaria de la vida. De hecho ya existen "clínicas" en algunos países del mundo, como en varias ciudades suizas, donde ingresan los pacientes voluntariamente y se les facilitan los medios para suicidarse, bien en solitario o bien en pareja.

Es, sin duda, un asunto muy complejo, como la práctica de los abortos. Porque uno no sabe dónde está el limite de lo moral y de lo ético y dónde empieza y termina el derecho de las personas a decidir sobre su propia vida o sobre la progresión natural de un feto dentro del vientre materno.

Les puedo asegurar, en cualquier caso, que comprendo las diferentes posturas sobre la eutanasia y el aborto, porque todos tienen parte de razón. ¿O no?

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: