Desde La Mesa Mota

Debate de la Nacionalidad Canaria.Parlamento de Canarias | 20/03/2018 |

21.03.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Se ha celebrado estos días en el Parlamento de Canarias el anual debate sobre la imbecilidad que reina en la mayoría de la clase política de este Archipiélago, que no es una nacionalidad, como algunos quieren hacernos creer, sino un conjunto de Islas muy peculiar y "sui géneris" que conforman una región ultra periférica de la llamada Unión Europea. Y poco más, porque estamos subsidiados y dependemos en gran medida de los dineros que dedica el Gobierno de Madrid a este territorio fragmentado en medio del Atlántico.

No voy a analizar aquí y ahora el nuevo espectáculo circense que nos han brindado los portavoces parlamentarios durante estas jornadas con sus surrealistas intervenciones. Sencillamente, porque no me apetece estrujarme el cerebro para darles mi opinión, tan subjetiva como particular, de lo que he visto y oído en la Cámara Legislativa autonómica ue, dicho sea de paso, solo debería tener dos periodos de sesiones de dos meses de duración cada uno --¿para qué más tiempo?--, y así el erario público se ahorraría e elevadísimo importe que suponen los sueldos mensuales y las pagas extraordinarias de sus señorías, más las dietas que reciben, que tampoco son moco de pavo.

Hay que tener mucha ironía y mucho cinismo político para afirmar, como ha hecho el actual presidente del Gobierno de Canarias, que estas Islas están mejor que hace un año, porque eso es falso, a pesar de que el señor Clavijo Batlle presuma de haber gastado el noventa y seis por ciento de lo presupuestado por su gabinete.

Canarias está peor cada día y los problemas comunes --sobre todo de índole social-- se multiplican. No hay más que ver los indices de pobreza, de exclusión y de dependencia, o el estado tan deficiente en que se encuentra el sistema sanitario público, por no hablar del inexistente tratamiento de las aguas residuales o del abandono y fracaso escolares, de los bajos salarios de la población activa isleña o de las tasas de desempleo.

Que no nos vengan con pamplinas, señoras y señores. Este Gobierno, si tuviera una pizca de vergüenza, tendría que haber dimitido, entre otras cosas porque quiere seguir gobernando con una escuálida minoría parlamentaria y ha demostrado su ineficacia en muchos aspectos. Lo que ocurre es que aquí casi todo el mundo tienen la culpa de la situación actual. No sólo Coalición Canaria, sino también las otras principales fuerzas, como el Partido Popular o el PSOE, que critican mucho pero a la hora de la verdad agachan la cabeza y pasan por el aro. Ese es el verdadero estado de Canarias, el de la imbecilidad. Amén.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: