Al Golpito

Rafael Yanes, Diputado del Común de Canarias, el cual comentó en su momento que:

14.07.2018. Redacción | Opinión

Por: Rafael J. Lutzardo Hernández

Por fin, un hombre honesto y comprometido con los más pobres y necesitados parece haber resurgido en el organigrama del Gobierno de Canarias, especialmente sensibilidad y solidaridad se refiere. Rafael Yanes, Diputado del Común de Canarias, el cual comentó en su momento que: "el paciente no debe gastar ni un céntimo en ver la televisión mientras está ingresado". Muchas personas afrontan su estancia en un hospital durante su enfermedad en soledad, especialmente los mayores". Para ellos la única compañía posible es la televisión".

Ante esas manifestaciones por el nuevo Diputado del Común en Canarias, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias también se ha propuesto acabar con el cobro por el uso del televisor en los hospitales del Archipiélago. Al anuncio el pasado miércoles del Diputado del Común, Rafael Yanes, sobre la apertura de un expediente sobre este servicio en los centros hospitalarios en defensa de su gratuidad, la Administración sanitaria asegura que está "estudiando el modelo" que tiene cada uno de sus hospitales "para ver si esa prestación puede ser gratuita".

Desde hace mucho tiempo la Sanidad Pública en Canarias viene dando palos de ciego en lo que respecta a una mejor calidad asistencial y una reducción de lista de espera. Por si fuera poco, permite que una compañía privada se lucre a costa de los enfermos ingresados en el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria. Del mismo modo, el Gobierno de Canarias se convierte en cómplice para que esta compañía privada, responsable de poner televisores en todas las plantas del citado hospital tinerfeño, cobre por el alquiler de las pequeñas pantallas a costa de los pacientes ingresados, donde muchos de ellos se encuentran en fase terminal.

Sin duda, el alquiler indiscriminado y vergonzoso de los televisores por parte de una compañía privada en el Hospital Nuestra Señora de La Candelaria, sigue siendo una asignatura pendiente de resolver por parte del Gobierno de Canarias. De vergüenza ajena se puede considerar el cobro del alquiler por parte de la compañía privada. Es decir, un 1 euro por una hora; 3,80 por un día, y una semana, 20,30 euros. Es lo que deben pagar los pacientes del Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria por ver la televisión. Se quejan de que siendo en el Hospital Universitario de Canarias totalmente gratuita, los usuarios de este otro centro, también público y ubicado a menos de un kilómetro y dependiente de la misma dirección insular, deban pagar esas cantidades. Una verdadera locura si tenemos en cuenta que muchos pacientes no tienen ni para comer.

Por otro lado, se podrá utilizar los auriculares propios sin coste, si el paciente no tiene, puede comprarlos por 1 euro. El servicio por ver la televisión pasa a ser de 3,80 euros diarios. Se irá reduciendo con el tiempo de uso de forma progresiva hasta los 2,90 euros al día por semana de visión; 2,03 euros diarios por 2 semanas de visión; y 1,45 euros al día si se reserva para 3 semanas; y 1,16 euros al día por 4 semanas.

Lo increíble de todo es que se da la circunstancia de que en el Hospital Universitario de Canarias no se cobra por este servicio. Una vez conocidos los precios por las redes sociales muchas personas han puesto el grito en el cielo, parece bastante exagerado cobrar estas cantidades de dinero. Opinen ustedes mismos. Insisto una ve más: ¿cómo es posible que el Servicio Canario de Salud o el propio Consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, permitan que se “maltraté” psicológicamente a personas que van con el miedo por sus diferentes procesos patológicos, y, que muchos no logran salir nunca más con vida del hospital? Pero además, muchos pacientes no se pueden permitir el lujo de pagar esa escandalosa y vergonzosa cuota diaria; ya que en gran medida muchos de los usuarios están en el paro o son pensionistas; cobrando una mísera limosna del Gobierno de Canaria. Al final, y aunque los ejemplos son odiosos, en las cárceles los presos tienen televisión gratuita.

Según expone el centro, en estos momentos el complejo hospitalario se encuentra inmerso en un proceso de renovación de casi 800 televisores en todo el complejo hospitalario, realizado a través de una empresa especializada que ganó en 2016 mediante procedimiento abierto y tramitación ordinaria el contrato administrativo especial para la instalación, mantenimiento y explotación de lo que denominan Plataforma de Televisión, Ocio e Información de las habitaciones y zonas comunes del hospital. Todo eso esta muy bien, pero los pacientes deben de tener esas prestaciones tecnologicas, gratis.

Además, aclaran que si bien el Sistema Nacional de Salud no incluye en su cartera común de servicios la prestación de entretenimiento y ocio a través de canales de televisión, la mayoría de centros hospitalarios, tanto nacionales como canarios, entienden como una mejora de la calidad asistencial poder ofrecer este tipo de prestación a sus pacientes y usuarios. Pues que lo incluyan en la cartera que le corresponda. Sobre todo, sabiendo y demostrado que en los últimos años la corrupción de las clases políticas en España ha sido bestial, donde muchos políticos han robado descaradamente millonadas de euros.

Ante esta situación, los pacientes y sus familiares se preguntan: ¿Quién se lleva el beneficio que supone este ‘negociete’? ¿Por qué un Hospital público no ofrece este servicio gratuito -como en el HUC- pues ya los pacientes pagan a la Seguridad Social?, ¿Y en todo caso por qué se le da este negocio tan lucrativo a una empresa privada y no lo gestiona directamente el SCS? Debido a esta circunstancia, muchos pacientes se están organizando para denunciar ante el Servicio Canario de Salud esta situación y exigir que paren esta “sinvergonzonería”.

Por último, no tengo nada con las personas que intentan ganarse el pan de cada día, pero por favor, un poco más de dignidad y respecto a los pacientes del Hospital de la Candelaria o de donde sean. La televisión tiene que ser gratuita y es ahí donde el Gobierno de canarias debe de colaborar. Claro, que ellos, los políticos gobernantes, tiene sus seguros privados y cuando se ponen malos van a las clínicas privadas, con buenas habitaciones individuales y televisiones gratis.

Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Periodista y escritor. Actualmente colabora como columnista y realiza reportaje de sociedad en El Diario de Avisos.

Autor de numerosos prólogos de libros y programas de fiestas populares de nuestra tierra. Autor del libro "Vamos de Guachinches y otras casas de comidas"

Sígueme: