Opinión

Cuando hay mala intención en lo que se hace o se dice, siempre se descubre

13.03.2020 | Redacción | La reflexión del viernes

Por: Óscar Izquierdo

Cuando hay mala intención en lo que se hace o se dice, siempre se descubre. Es lo que tiene desvirtuar la verdad para cambiarla por inconfesables intereses. Llevamos décadas defendiendo y luchando por el Norte de Tenerife, como una zona estratégica para el desarrollo global de la isla, se puede demostrar yendo a la hemeroteca. Históricamente ha sufrido un abandono, tanto por el Gobierno de Canarias y también por el Cabildo Insular, que no han atendido sus reivindicaciones, olvidando sus necesidades y postergando la implantación de las infraestructuras básicas. Eso ha llevado a un retroceso económico preocupante, pérdida de población y desaceleración inversora. Es prioritario revertir esta situación, afrontando los retos con ganas de ganarlos. La conectividad ha fallado, las colas permanentes, los atascos insoportables, hacen inviable cualquier actividad económica fluida. Ese es el principal problema para solucionar, arreglar el desaguisado en que se ha convertido la autopista, TF-5, impone eficiencia gestora, porque la zona demanda un engranaje viario que posibilite una recuperación económica, para conseguir una vertebración territorial y una mayor cohesión social. Ahora es el momento de ocuparse de quien lo necesita, el Norte lo espera