Desde La Mesa Mota

Y lo peor de todo este asunto, es que nadie en este desgraciado país mueve un dedo para derogar medidas tan discriminatorias como la que hoy nos ocupa.

10.11.2017. Redacción / Opinión.

Por: Paco Pérez

pacppego@hotmail.com

Sea cual sea su futuro, lo encarcelen o no por rebelión, sedición y por malversar decenas de millones de euros del erario público español, el señor Carlos Puigdemont va a recibir todo los meses, de forma vitalicia un suculento sueldo por haber sido presidente de la Generalidad de Cataluña, porque así está reglamentado oficialmente en esa comunidad autónoma, como una manera de "agradecer" los servicios prestados a todas las personas que han ocupado ese puesto de responsabilidad política.

Aquí en Canarias hubo una propuesta en el Parlamento regional para aprobar una resolución similar a la catalana, pero finalmente la Cámara legislativa la rechazó, creo que de manera consecuente y razonable, como los diputados y senadores deberían derogar el cobro de elevadas pensiones vitalicias para sus señorías, cuando cualquier ciudadano ha de cotizar a la Seguridad Social treinta y cinco años para cobrar un sueldo de jubilación digno.

Este tipo de privilegios tienen que desaparecer en nuestro país, porque son claramente discriminatorios y, en realidad, nadie les puso una pistola en el pecho a los parlamentarios cuando aspiraron y consiguieron ser elegidos por los ciudadanos con derecho a votar en una consulta popular.

En el caso concreto de Puigdemont, ese individuo iluminado e irresponsable, cobrará como ex-.presidente autonómico una pensión anual de 120.000 euros hasta el año 2021 y, a partir de entonces, 87.000 euros anuales durante el resto de su vida. Todas estas cantidades por haber ocupado el puesto durante solo un año.

Y lo peor de todo este asunto, es que nadie en este desgraciado país mueve un dedo para derogar medidas tan discriminatorias como la que hoy nos ocupa. No hay derecho, y lo puedo escribir como ustedes quieran, pero lo expreso alto y claro. Es una auténtica injusticia, y más aún, si cabe, en el caso de este individuo, que le ha hecho un flaco favor a su comunidad autónoma y a España.

 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: