Desde La Mesa Mota

Es un problema de falta de identidad y de juego en conjunto, con un balance paupérrimo a estas alturas del campeonato

28.01.2018. Redacción / Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

El C.D. Tenerife tampoco pudo superar al Real Valladolid este domingo en el "Heliodoro", en un partido muy frío y plano que acabó sin goles y cuyo resultado coloca a los blanquiazules a solo tres puntos del descenso, en el duodécimo puesto de la tabla, que aleja al equipo casi definitivamente de su objetivo de poder jugar la liguilla de promoción de acenso a final de temporada.

Ya no se trata de sustituir al entrenador. Es un problema de falta de identidad y de juego en conjunto, con un balance paupérrimo a estas alturas del campeonato.

El equipo insular puso más corazón, más ganas, mas actitud y mayor voluntad que en partidos pasados, frente a un Valladolid que demostró ser también un conjunto con muy pocos recursos ofensivos, porque apenas se acercó a la meta de Dani Hernández.

El Tenerife tuvo solo tres claras ocasiones para desnivelar el marcados. Fueron dos oportunidades en la primera parte (minutos 11 y 37), un cabezazo a bocajarro y un fuerte disparo desde fuera del área de Aitor Sanz, que el portero visitante, Jordi Masip, desvió a córner. Y una tercera del hondureño Brian Acosta, que sacó una falta y paró el arquero del Valladolid.

De resto poco que contar de un encuentro anodino, en el que debutó como blanquiazul Luis Milla, el último fichaje del club, que ha costado medio millón de euros y que en este partido actuó de manera aceptable, pero sin grandes alardes en la distribución del juego atacante de los locales.

El Tenerife parece perder fuerza y en las tres ultimas jornadas sólo ha conseguido un punto de nueve posibles, un balance que lo aleja mucho de sus aspiraciones iniciales y que lo acerca peligrosamente a los puestos rojos de la clasificación, algo del todo inexplicable si, como afirman algunos, el Tete tiene (en teoría) una de las mejores plantilla de la categoría de plata del fútbol español.

El panorama se presenta muy gris y pienso que los dirigentes blanquiazules deben dar por finiquitada esta temporada e ir planificando la próxima; asegurarla permanencia y olvidarse de sueños inalcanzables.

El próximo sábado otro importante compromiso en las faldas de Sierra Nevada, frente a un "gallito", el Granada. Sigamos rezando.

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: