Desde La Mesa Mota

Hay que subrayar que el comienzo liguero del C.D. Tenerife ha estado fatal en los cuatro primeros enfrentamientos, que se han saldado con tres igualadas | Imagen: laliga123

10.09.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

No crean que soy un alarmista, porque sé que el campeonato de Liga de Segunda División es muy largo (nada menos que cuarenta y dos jornadas) y que la categoría está muy igualada, con muchos equipos históricos que han estado durante años en Primera División, y que no es fácil ganar. 

Escrita esta aclaración inicial hay que subrayar que el comienzo liguero del C.D. Tenerife ha estado fatal en los cuatro primeros enfrentamientos, que se han saldado con tres igualadas: dos empates ante dos de los equipos más flojos de todo el grupo, Tarragona y Almería y un meritorio punto ante el Deportivo de La Coruña en casa, con una más que aceptable segunda parte, y una dolorosa derrota en Málaga, ante el líder, por cómo regresamos de vacío del estadio de La Rosaleda. 

En términos generales parece que los componentes del conjunto blanquiazul han salido al campo de juego en estos cuatro encuentros totalmente descentrados y han tirado por la borda los primeros cuarenta y cinco minutos de cada uno de estos cuatro choques, precisamente el período en el que ha encajado un gol en cada encuentro, marchándose en todas las ocasiones al descanso con una desventaja de un gol. 

Es cierto que en los segundos actos el Tenerife ha interpretado mejor su papel, pero a la vista está que no es suficiente reaccionar en el período final, tras el intermedio, entre otros motivos porque los rivales especulan con el reloj, con el tiempo de los partidos, se retrasan a la hora de sacar las faltas y los fuera de banda, paran el desarrollo del juego y pierden mucho minutos simulando lesiones y tirándose al césped de manera absurda e innecesaria. 

Aunque sea muy precipitado subrayarlo, las cifras están ahí y, aunque nos duela, la verdad es que el Tenerife está ahora mismo a un solo punto de los puestos de descenso, con lo que la plantilla profesional tiene el deber y la obligación de reaccionar en los próximos compromisos, si quieren meterse en una dinámica que puede tornarse crónica y peligrosa. 

Imparable está el recién descendido Málaga, que es primero y que ha obtenido un pleno de cuatro victorias consecutivas; al conjunto andaluz le sigue el Mallorca, con tres victorias y una derrota y que precede a la Unión Deportiva Las Palmas. El conjunto amarillo parece haber cogido la onda de la Segunda División, en el que sobresale Rubén Castro, el hijo pródigo que se fue unos cuantos años al Betis Balompié y que ha regresado con muy bien pie a Gran Canaria. No en vano es el actual máximo goleador del campeonato, nada menos que con cinco dianas. Igualito que Nano Mesa... 

Esperemos que los dioses le traigan vientos favorables al Tete en los próximos enfrentamientos y pueda así remontar el vuelo. 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: