Desde La Mesa Mota

Siento decirlo desde lo más profundo de corazón, porque José Antonio Reyes fue un magnífico futbolista con una pierna izquierda de oro y me ha apenado mucho que se haya ido de este mundo tan prematuramente

03.06.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

De manera incomprensible, a mi modo de ver, han criticado duramente en las redes sociales el hecho de que Santi Cañizares, ex-portero del Real Madrid y del Valencia y compañero en la Selección Española de José Antonio Reyes (muerto repentinamente como consecuencia de un accidente con su coche el pasado fin de semana) haya dicho en público que al jugador sevillano no se le debió rendir un homenaje póstumo como si fuera un héroe, porque sencilla y llanamente ha dejado, con su fallecimiento, un mal ejemplo a los conductores más jóvenes, muchos de ellos amantes de la velocidad y del peligro.

Siento decirlo desde lo más profundo de corazón, porque José Antonio Reyes fue un magnífico futbolista con una pierna izquierda de oro y me ha apenado mucho que se haya ido de este mundo tan prematuramente, cuando estaba en la flor de su vida, pero su compañero Santi, que habrá sentido también su óbito, ha dicho con la mente fría lo que piensa una persona responsable, que además sufrió la grave enfermedad y la muerte de su hijo pequeño.

Ustedes saben que suelo ser lo más sincero posible y, por mucho que le gustaran los coches deportivos de gran potencia, Jose Reyes cometió una grave irresponsabilidad al conducir su "Mercedes Brabus" a 237 kilómetros por hora en el momento del fatal accidente, que se produjo, según los primeros indicios, por el reventó de una de las ruedas del vehículo y que el famoso jugador no puedo controlar precisamente por lo raído que iba, el doble de la velocidad máxima permitida en las autovías y autopistas de nuestro país.

Una irresponsabilidad que no sólo le costó su propia vida, sino también la de su primo Jonathan, mientras el tercer ocupante --también pariente de Reyes-- se bate entre la vida y la muerte en un hospital de Sevilla.

Me apena tener que escribir este comentario en defensa de Santi Cañizares, pero es que le asiste toda la razón del mundo. Un ser humano, con mujer y tres hijos en este mundo, y con otros ocupantes en su coche, nunca debería correr de manera tan peligrosa como arriesgada. Y punto

Imagen: Estado del coche de Reyes por el accidente

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.