Opinión

En la casa había fiesta mensual, coros de impacientes voces infantiles, junto a papá y mamá, deseosos de escuchar los mensajes de la abuela canaria…

29.04.2019 | Redacción | Opinión

Por: Rosario Valcárcel

Blog-rosariovalcarcel.blogspot.com

En la casa había fiesta mensual, coros de impacientes voces infantiles, junto a papá y mamá, deseosos de escuchar los mensajes de la abuela canaria…

Consejos, noticias de la familia que crecía, nostalgia por el hijo ausente y por los nietos…

Con este relato, a modo de introducción, comienza Elsa Vega  Las lágrimas de papá, que al leerlo pensé en la incomunicación, el amor, lo inefable del destino, en la magua… Esa magua del isleño, esa melancolía del aislamiento, del tiempo que no es inmortal. Y pensé ¿se escribe para defender la soledad?

En Reales y maravillosos nos encontramos unas treinta historias bastante heterogéneas, sin hilo manifiesto entre ellos, algunos de menos de una página y otros de un par de páginas. Construidos con el conocimiento del alma, con el acento meloso, y el porcentaje de sangre isleño que lleva Elsa, con las costumbres que son muy parecidas entre las dos orillas atlánticas, con la lengua española que es una sola. Conocimientos que nuestra autora utiliza para la anécdota narrativa, para empezar a contar. Y al preguntarle dónde fueron escritos se detiene un momento, como si hiciera un recuento y me dice:

-El proceso de darles vida a -Reales y maravillosos- en un soporte se inició en La Habana en 1994 y, concluyó en Gran Canaria hace unos cinco años.

Los relatos y los dos cuentos no solo son dispares porque transcurren en mundos distintos o parecidos, lo son, sobre todo, porque parten de propósitos diferentes y, es por eso por lo que la autora los divide en cinco apartados entrelazados entre sí, con un nexo de unión que son sueños imaginarios de su vida, invenciones. Narraciones a las que recurre quizás para hacer más soportable la existencia. 

En el primer apartado, titulado animales, Elsa aprovecha para hablar de las moscas ante los preparativos de una taza de café, de alacranes o de hormigas. Cuentos de animales dulcificados, y otros que pueden parecer más realistas como el titulado, Santa, un relato que la prologuista del libro María Teresa de Vega, lo define como de una crueldad inconcebible que tiene su punto de partida en el racismo tan vivo en Cuba antes de la revolución. Otros tienen una dimensión más simbólica como el relato Solo un perro.

Los hay diferentes, como las narraciones que se construyeron bajo el apartado de Esotéricos, en la que los argumentos actúan como fuerzas expertas de filtros y hechizos amorosos, santeras, brujerías o reencarnaciones, poderes sobrenaturales muy extendidos en cruces culturales procedentes de Asia, África y América. Ese camino de ida y vuelta entre Cuba y Canarias y la impregnación de los mitos y las supersticiones que sigue viva, como podemos leer en el relato El mal de ojo. Una creencia consciente y verbalizada desde los textos clásicos de la Antigüedad. 

En el tercer apartado, titulado onírico, el discurso lingüístico se convierte en protagonista. Son historias que nos muestran lo insólito y, a veces, una realidad imaginaria. Un mundo aparte, opuesto a la realidad. Un mundo en que lo oculto se hace visible, un mundo que funciona como salida, como descanso, como catarsis. Más allá del tema, en todos los casos, son universos en que se conectan lo real o irreal, lo real y onírico. Con rasgos del realismo mágico de la literatura hispanoamericana. 

…Aquellos que buscaban en el teléfono alivio a su tedio comenzaron a disfrutar frecuentes emociones fuertes: escuchaban, indistintamente, espeluznantes aullidos de lobos, lastimosos quejidos y llantos masculinos, ruidos de cadenas que se arrastran sobre un metal, extrañas explosiones y otras muchas ocurrencias…fragmento del Cagüeiro. 

Quiero destacar la nota de humor, la forma de caricaturizar a algunos personajes como en el relato Oiga, compañero, del apartado temas varios, así como la ausencia del barroquismo del lenguaje. Se trata de una escritura directa y sencilla. Prescinde de audaces metáforas, retóricas y adornos. Reales y maravillosos son un conjunto de cuentos con una interesante huella personal, cercana a las inquietudes de dos archipiélagos y una generación, la suya, en los que Elsa Vega se basa en líneas que son fundamentales: identidad, memoria, mestizaje y migración.

Elsa Vega nace en Holguín, Cuba y, en sus relatos mezcla personajes, olores, animales, diálogos vivencias y hasta sabores de los dos lados del Atlántico. Posee Máster en Educación, es Graduada en Economía Doméstica, profesora de español y francés y ahora Catedrática jubilada. Su obra literaria abarca diversos géneros. Ha ganado varios premios en la modalidad de ensayo, investigación…Y me añade en una conversación que tuvimos: 

- Soy estudiosa del pensamiento del héroe nacional de Cuba, José Martí Pérez, nacido en La Habana. Un escritor que se estudia en las Universidades como importante ejemplo de fruto creativo. Yo he añadido el segundo apellido porque no podemos olvidar su patrimonio genético: hijo de valenciano y tinerfeño. 

Y más allá de todo eso, Elsa Vega celebra en su obra una vida vivida con conciencia plena. Celebra un tiempo asumido en las vivencias de esa complejidad. 

Muchas felicidades a los/as editoras Begingbook y AOC, 2019 por hacer posible el libro Reales y maravillosos al que deseo un largo, largo recorrido. 

Intervinieron en el acto Albertine Orleans como Presidenta de AOC, el poeta Julio Pérez Tejera leyó uno de los relatos y Rosario Valcárcel hizo la presentación del libro.  

Reales y maravillosos se presentó en la Orden del Cachorro en la zona de Vegueta, Las Palmas de Gran Canaria y, estuvo arropada por el cónsul de Cuba Ulises Barquín así como por un pequeño grupo de amigos. 

Un acto en que tuvimos la suerte de escuchar a dos músicos de estilo rock, a Ramón Betancor, vocalista y compositor, y al guitarrista Nau López. Ellos forman parte de la banda Extática, compuesto por cinco músicos. Extática (2016), es una banda canaria que ya empieza a sonar con fuerza, suenan desde hace un tiempo en distintas radios y, ya han colocado varios singles en los primeros puestos de la lista de Click and Roll Música y Redes de los 40 Principales. En 2018, su tema Hoy y Siempre fue nominado a Mejor Canción del Año de los Premios de la Música.  

Extática una banda vital, apasionada que nos conduce a la euforia, al éxtasis. 

Rosario Valcárcel

Rosario Valcárcel

Ha participado en antologías de relatos y poemarios que han sido publicados en Berlín. Algunos de ellos han sido premiados como el relato ambientado en África: En Busca del sueño y el poema dedicado al vino: Bienaventurado. Y en el 2013 gana el concurso de poemas "Domingo Acosta Pérez" con el poemario Himno a la vida.

Su literatura se nutre del amor y del deseo, la caducidad del tiempo, la fugacidad de la vida. Ha participado en antologías, realiza prólogos, presentaciones de libros lecturas y críticas de arte. Colabora en periódicos de papel y digitales en las islas y fuera de ellas.

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.