Opinión

Aquella película del año 1977 del director Steven Spielberg, que mejor ha imaginado el primer contacto con extraterrestres, con un poco de fantasía y poniendo ingenio, se puede hacer realidad en Canarias

24.06.2019 | Redacción | Opinión

Por: Óscar Izquierdo

Presidente de Fepeco

Aquella película del año 1977 del director Steven Spielberg, que mejor ha imaginado el primer contacto con extraterrestres, con un poco de fantasía y poniendo ingenio, se puede hacer realidad en Canarias, a la hora de conformar los distintos equipos directivos en las diferentes áreas de gobierno, tanto del ejecutivo autonómico, como en cabildos y ayuntamientos. Ahora toca la fase de la colocación, todo dicho sin mala intención, es decir, de poner cada peón o peona en el sitio que le corresponda. Hay que restañar frustraciones por no haber salido elegido en la lista presentada, aliviar el desempleo, pagar favores, cumplir con la cuota correspondiente o acomodar al amiguete. No hay cama para tanta gente, pero si puestos para todos, porque si no existen, se crean expresamente, de forma deliberada o con el propósito exclusivo de ocupar un cargo destinado a la persona agraciada. Swami Sivananda en su templanza decía:” no pierdas ninguna oportunidad. Saca provecho de todas las ocasiones. Toda oportunidad está encaminada a tu desarrollo y perfección”, de esto saben mucho los que se dedican profesionalmente a la política desde el confort del sillón, la comodidad del coche oficial, la elegancia del despacho con aire acondicionado y moqueta, así como el disfrute de viajes oficiales con todos los gastos pagados, sin olvidar los refrigerios en los restaurantes y clubes de moda, caros y de lujo.

Hay que cambiar de dinámica, no podemos seguir como hasta ahora, la economía no puede continuar soportando el mantenimiento de aprovechados o aprovechadas que, en su mediocridad, pululan por los altos cargos de dirección general a otra dirección general, de consejería a otra consejería, sin inmutarse, ni despeinarse, conocedores de todo sin saber de nada, atrevidos en su ignorancia y facilitadores de embrollos, problemas y dificultades. Los empresarios y las empresas, en definitiva la iniciativa privada, que es la creadora de riqueza social, lo que necesita para mantener un crecimiento mantenido y un desarrollo sostenido, son interlocutores públicos capacitados, conocedores de sus distintos ámbitos de gestión, profesionales con capacitación académica, que sepan lo que tienen que diligenciar. La experiencia en Canarias es, en la mayoría de los casos, la contraria, los hay eternos, llevan desde que hicieron la Primera Comunión ocupando responsabilidades públicas, las mismas caras, los mismos errores, legislatura tras legislatura, algunos se van a jubilar sin haber dejado de ocupar un cargo político en toda su trayectoria laboral. Así no tenemos ideas nuevas, propuestas novedosas, ni cambios imprescindibles, sino la monotonía del perpetuo inquilino, sobradamente conocido o conocida, que no arregla nada y empeora cualquier asunto. Estos parásitos, le deben todo, su servidumbre incluida, al benefactor de turno que da y reparte cargos públicos, ya lo sentenciaba François de La Rochefoucauld: “mientras uno se ve en posición favorable para dispensar favores, no suele encontrar personas desagradecidas”. 

Se denomina extraterrestre a todo ser vivo originario de cualquier sitio ajeno a la Tierra. Pues estos personajes, por un lado, tan cercanos y conocidos por todos, que viven aislados en su mundo ideal, virtual y gozoso, paradójicamente vienen a ser unos verdaderos extraterrestres, porque no conocen la realidad que vive y sufre la inmensa mayoría de la ciudadanía. Así es imposible vencer obstáculos o solventar inconvenientes. La economía precisa eficiencia, rapidez, conocimiento y gestión, quien no sepa o no pueda no sirve y ahora no estamos para perder el tiempo, que ya lo desperdiciamos con creces, todos los días, en las colas.