Al Golpito

Vidas humanas, que en muchas ocasiones no llegan al destino soñado como es Europa, pues desgraciadamente, muchos de ellos son engullidos por las aguas del Mar Atlántico y Mediterráneo

16.11.2019 | Redacción | Opinión

Por: Rafael J. Lutzardo Hernández

La búsqueda de la libertad, la fuga por encontrar una mejor vida, el sueño de vivir sin escuchar el ruido de las balas, el hambre, la esclavitud y las dictaduras, motivan que miles de inmigrantes arriesguen sus vidas a un alto precio. Vidas humanas, que en muchas ocasiones no llegan al destino soñado como es Europa, pues desgraciadamente, muchos de ellos son engullidos por las aguas del Mar Atlántico y Mediterráneo.

La ONG Caminando Fronteras ha documentado 70 naufragios en los últimos 16 meses, con 816 desaparecidos. El informe “Vida en la Necrofrontera” muestra el sufrimiento de las familias de las víctimas que “nunca pueden cerrar el duelo”.

Solo el 25% de los cuerpos de los migrantes desaparecidos tras los naufragios de las pateras con las que intentaban llegar a Europa llegan a aparecer, denuncia la ONG Caminando Fronteras, que ha documentado 70 naufragios en los últimos 16 meses, con 1.020 víctimas, de las que de 816 no se sabe nada.

Con el informe "Vida en la Necrofrontera", presentado este martes en el Consejo de la Abogacía Española, la ONG coordinada por la activista Helena Maleno pretende poner en valor la dignidad de los muertos y desaparecidos y mostrar el sufrimiento de las familias de las víctimas que "nunca pueden cerrar el duelo".

Por ello, esta ONG explica que ha centrado su trabajo en suplir esos vacíos informativos y se ha marcado tres objetivos: reconstrucción de la memoria colectiva, búsqueda de las personas muertas y desaparecidas y apoyo a las familias en las búsquedas es identificaciones.

"Algunos cadáveres fueron identificados pero muchos han quedado en las morgues de Argelia, Marruecos o España o enterrados en tumbas sin nombre", denuncia Caminado Fronteras, que recoge las denuncias de familias de migrantes sobre la falta de información oficial en las tragedias.  Según la activista, "es posible parar esas muertes si hay voluntad política y estamos pidiendo que esto suceda", y ha vuelto a recordar que "se han multiplicado por cuatro el número de muertes en la frontera sur".

Más medios para rescatar yates que pateras

Maleno ha criticado "la nueva política migratoria puesta en marcha desde el pasado verano, porque ya no solo hacemos morir a las personas, sino que dejamos morir".

"Salvamento Marítimo se ha visto forzado a ser un ente de control migratorio; los trabajadores denuncian que no tienen medios y que los medios que se ponen en marcha no son los mismos cuando se tiene que rescatar a migrantes, que cuando un europeo tiene problemas con su yate", ha aseverado.

La Organización reclama habilitar teléfonos de emergencias donde las familias puedan obtener información en las tragedias y un sistema para acompañamiento en los procesos de identificación desde una perspectiva psicosocial.

Para la coordinadora de la ONG, se está "normalizando un racismo institucional hacia las personas migrantes".

La ONG incluye esos datos de naufragios, con la información de llamadas de personas que viajaban en embarcaciones que alertaron de situaciones de peligro y de familiares que perdieron a sus seres queridos y a los que Caminando Fronteras acompañó en su búsqueda.

La ruta de Alborán, la más peligrosa

De los 70 naufragios documentados, 23 ocurrieron en ruta del Estrecho, 46 en la ruta de Alborán y uno en Canarias. Además, recoge 12 embarcaciones desaparecidas: 6 en el Estrecho y 6 en el Mar de Alborán.

La ONG registra 1.020 víctimas -816 desaparecidas y 204 muertas-: 823 en la ruta de Alborán, 189 en el estrecho, 6 en Canarias y 2 en la valla de Melilla

Para la activista, Marruecos también ha retrocedido en su política migratoria, sustituyéndola por "una política migratoria impuesta desde Europa" y dictada "por el estado español, coincidiendo con la puesta en marcha del Mando Único de Salvamento Marítimo".

Caminando Fronteras denuncia racismo institucional en el trato que se da a los migrantes y en las diferentes categorías que establece entre ellos.

"No estamos hablando de migración, sino de derecho a la vida, y es una vergüenza que mandemos a dormir a calabozos a personas que han vivido una tragedia enorme, presenciando como se ahogaban otras personas sin poder hacer nada por ellos".

 

Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Periodista y escritor. Actualmente colabora como columnista y realiza reportaje de sociedad en El Diario de Avisos.

Autor de numerosos prólogos de libros y programas de fiestas populares de nuestra tierra. Autor del libro "Vamos de Guachinches y otras casas de comidas"

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.