Desde La Mesa Mota

Fernando II de Canarias se ha vuelto un político muy cínico y sarcástico, amigo de decir mentiras y de huir hacia Madrid para eludir descaradamente que sea juzgado por un tribunal ordinario en La Laguna, por el llamo caso Grúas, en el que está imputa

31.07.2019 | Redacción | Opinión

Por : Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Fernando II de Canarias (su antecesor del mismo nombre fue el prestigioso neurólogo palmero Fernando Fernandez, de mejor recuerdo y buen amigo mío) se ha vuelto un político muy cínico y sarcástico, amigo de decir mentiras y de huir hacia Madrid para eludir descaradamente que sea juzgado por un tribunal ordinario en La Laguna, por el llamo caso Grúas, en el que está imputado.

Clavijo, aparte de haber sido uno de los peores presidentes que ha tenido este Archipiélago, miente como un bellaco cuando dice que no ha huido por ese motivo y que ha sido designado por unanimidad por Coalición Canaria para ocupar un escaño en el Senado en representación de la Comunidad Autónoma.

Su nombramiento en el comité de CC fue muy cuestionado por nada menos que por cinco representantes de agrupaciones insulares, las de El Hierro, La Palma, Tenerife, Lanzarote y Fuerteventura y su designación fue impuesta "manu militari", porque a don Fernando, aparte de dilatar su proceso judicial, no le apetecía ni un pelo ejercer como líder de la oposición durante los próximos cuatro años en el Parlamento Regional.

Se ha vuelto muy cínico el señorito Clavijo, seguramente imitando a su líder más directa, doña Anita Oramas González-Moro, monárquica convencida y confesa --además de nacionalista de nacimiento ja--, de quien por cierto se ha distanciado recientemente, según las malas lenguas.

Clavijo ha hecho como las ratas cuando intuyen que el barco se hunde y ha pensado en "sálvese quien pueda", porque "yo me voy tranquilito a la capital del Reino" a defender con uñas y dientes las especificidades canarias, como el Régimen Económico y Fiscal. ¡Manda huevos!

Aquí, mientras tanto quedan algunos náufragos del hundimiento de Coalición, como el mismo exalcalde de Santa Cruz, a quien tendrán que buscarle un sueldo decente, porque la alcaldesa de Santa Cruz le ha negado una retribución al jefe de la oposición, lo mismo que hizo en su día Jose Manuel Bermúdez con el líder del grupo municipal socialista. Porque en política, donde las dan las toman y las venganzas están a la orden del día.

Coalición Canaria ahora mismo navega sin rumbo y a la deriva, sin un líder definido, porque en sí mismo no tiene una cohesión ideológica y, en la práctica, no fue un partido político, sino un conglomerado de intereses para ejercer el poder, donde confluyeron nacionalistas de verdad, con otros de pacotilla, insularistas convencidos y hasta tardo franquistas y antiguos caciques isleños o sus descendientes más directos.

Una vez desalojados de las principales instituciones canarias (el mismo Gobierno Autónomo, de cinco Cabildos Insulares y de varios de los principales ayuntamientos de las Islas) a CC se le plantea un futuro bastante negro y ha de buscar urgentemente un hombre o una mujer que lidere un renovado proyecto, lo que es una tarea ardua a corto y medio plazo.

Anita Oramas y los sucesores de Paulino Rivero, el mago listo de El Sauzal, se creyeron que todo el monte era orégano y se ahogaron ellos solos, sencillamente por no saber gobernar. Y el pueblo demostró ser muy paciente, pero hasta un límite.

Imagen de archivo: Fernando Clavijo, expresidente del Gobierno de Canarias (CC)

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.