Desde La Mesa Mota

Aquí parece que vale todo con tal de llegar a partir del próximo 28 de abril al palacio de La Moncloa y si para ello han de pactar como hicieron para llegar al sevillano palacio de San Telmo, pues adelante

26.02.2019 | Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

Dentro del hartazgo que tengo hacia la política y los políticos de este país, me llama mucho al atención la desesperación de los partidos conservadores por llegar y recuperar el poder y, en particular, los líderes del tripartito reaccionario del Partido Popular, Pablo Casado; de la ultraderechista opción de Vox, Santiago Abascal, y de ese extraño partido llamado Ciudadanos, Albert Rivera, que afirma ser de centro y que pacta en Andalucía con personas de ideología fascista, defensora de la triste y oscura etapa de la dictadura franquista.

Aquí parece que vale todo con tal de llegar a partir del próximo 28 de abril al palacio de La Moncloa y si para ello han de pactar como hicieron para llegar al sevillano palacio de San Telmo, pues adelante. Ya el presidente de Ciudadanos ha adelantado que su formación no llegara a un acuerdo poselectoral con el PSOE, lo que demuestra su predisposición a repetir el acuerdo tripartito firmado en la capital hispalense.

Realmente patética esta declaración del señor Rivera, obsesionado por aumentar el número de votantes conservadores, que parece no saber que en política se puede decir nunca "de esta agua no beberé", porque igual alguna vez se encuentra arrastrándose sediento por el desierto.

Defrauda también la actitud altanera de Pablo Casado, un hombre joven al que le regalaron un master en una Universidad de muy dudoso prestigio académico que, en caso de llegar a la Presidencia del Gobierno, no le temblará el pulso a la hora de decretar numerosos recortes sociales y de fomentar la Sanidad y la Educación privadas, en detrimento de las públicas.

A Vox y a sus seguidores prefiero no dedicarles ni una sola línea, porque sería como volver a los años cuarenta del pasado siglo.

Pero no se crean ustedes, que el hartazgo que padezco también lo alimentan los líderes de izquierda. Un socialista, Pedro Sánchez, amante del "Falcon", que está enamorado de las alfombras palaciegas y que ya ha disfrutado de eso que llaman "la erótica del poder".

Y un Pablo Iglesias muy populista, demasiado autoritario, que pierde por momentos aquel teórico crédito con el que se ganó a una juventud amargada y descontenta y a los militantes progresistas decepcionados con el PSOE.

Esta es, a grandes rasgos, la radiografía de los principales partidos y políticos de esta España mía, de esta España nuestra. ¡Si Adolfo Suárez, Manuel Fraga, Santiago Carrillo, Gutiérrez Mellado o Tierno Galván levantaran la cabeza!

Imagen de archivo: okdiario.com | Pablo Casado, presidente del PP

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme:

Tagoror Digital no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores.