Al Golpito

El pasado miércoles, día 12 de septiembre de 2018, en el Parlamento de Canarias, se consolidó por unanimidad la moción de Podemos – con enmiendas de CC y PSOE- en la que insta al Gobierno de Canarias a modificar el decreto regulador de los guachinch

14.09.2018. Santa Cruz de Tenerife | Reportaje

Por: Rafael J. Lutzardo Hernández

El pasado miércoles, día 12 de septiembre de 2018, en el Parlamento de Canarias, se consolidó por unanimidad la moción de Podemos – con enmiendas de CC y PSOE- en la que insta al Gobierno de Canarias a modificar el decreto regulador de la actividad de los guachinches aprobado en 2013. Entre otras cosas, la moción pretende proteger el término con el registro de su denominación comercial, labor que deben realizar los servicios jurídicos del Gobierno de Canarias al estar ya registrado por un particular. Sin duda, este es un gran paso el que se ha dado para que este tipo de guachinches, nacidos y creados en la isla de Tenerife por los viticultores del mundo rural, puedan seguir manteniéndose como una tradición gastronomita típica de nuestra isla de Tenerife.

Sin embargo, y al margen de las normativas que conlleva con ello la regulación de los guachinches, es hora y momento que el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Narvay Quintero, Castañeda, tome conciencia y compromiso del daño que se le está haciendo a los verdaderos guachinches, especialmente cuando se utiliza el nombre de ´guachinche´ como carnada en muchos restaurantes, casas de comidas, bodegones y tascas. No se puede permitir el intrusismo ni la publicidad engañosa para “engañar” a los turistas que vienen a visitar el Archipiélago canario. Nuestros guachinches son una fuente de ingresos; oportunidad de trabajo para familiares y vecinos de la zona norte de la isla y una publicidad importantísima que traspasa las fronteras de nuestras islas en muchas partes de Europa.

En un excelente y valiente artículo del periodista, escritor y editor, Ánghel Morales, cuyo título lleva: Hoy ganaron los guachinches, describe cada paso que se ha dado con el polémico y politizado tema de los guachinches.

Llevamos mucho tiempo luchado para que se creara una ley que devolviera la dignidad a los guachinches, se acabara con la especulación y sobre todo con la publicidad engañosa. Hemos escrito gran cantidad de artículos, hemos estado en los diferentes organismos oficiales, ayuntamientos, Cabildo de Tenerife, Gobierno de Canarias y consumo, pero nos han estado toreando y tomándonos el pelo, no a nosotros, sino a los viticultores, que fueron en su momento los grandes emprendedores y los que dieron origen a este tipo de negocios.

El sector de la restauración presionó en 2013 ante el Gobierno de Paulino para que creara una Ley que limitara la actividad de los guachinches y se creó esa ley, que solo autorizaba en este tipo de negocios solo a vender vino de cosecha propia, cuatro meses de apertura, nada de refrescos, café, ni postres y los arrinconaron con estas limitaciones, pero con su trabajo han salido adelante, ganándose un prestigio no solo entre la gente de la tierra, sino en los turistas que nos visitan y cada vez frecuentan mas este tipo de lugares. Esto originó que por parte del sector de la restauración, sin el mas mínimo reparo, con una cara que se la pisan han colocado en sus negocios la palabra guachinche, lo que se convierte en una estafa y en una publicidad engañosa, con la tolerancia y el mirar para otro lado de todos los organismos oficiales, que lejos de proteger unos negocios típicamente canario han permitido que se creara la confusión, convirtiéndose el tema en un puro cachondeo.

Lo denunciamos por activa y por pasiva, pero pocos nos hicieron caso, Consumo poco menos nos dijo que teníamos que denunciar uno por uno cada uno de los infractores ¿para qué coño están ellos? El Cabildo no sabía ni quien era el responsable de los guachinches si Agricultura o Turismo. Bueno, intentamos llevar esto ante los organismos oficiales y les ofrecimos la oportunidad a varios partidos políticos, pero nos torearon o miraron para otro lado. Por fin logramos que Podemos, en la persona de su consejero Fernando Sabaté lo llevara al Pleno del Cabildo, buen trabajo el suyo, no hubo una respuesta positiva por parte de los otros grupos políticos, pero ya se dejó en evidencia al Cabildo y la ineptitud de su Policía Turística, así como su consejero de Agricultura el señor Morales, que en una declaraciones al periódico El Mundo contradecía su postura en el pleno. Lamentable la Televisión Canaria que trató el tema de forma rocambolesca y lo único que hizo es sembrar la confusión, pero el tema ya estaba en el camino.

Paco Déniz, diputado de Podemos llevó el tema al parlamento de Canarias, fue antes de agosto, hablamos con el consejero de agricultura que se mostró receptivo y hoy por fin se debatió el tema en la cámara. Allí estuvimos otra vez, ante los Murales de la Humillación que demuestran la real situación de Canarias: una colonia. La propuesta de Paco fue aprobada por unanimidad, aunque algunos de los portavoces lo de hablar de guachinches no se les da muy bien, entre otras cosas porque no tienen ni puta idea, como el del PP, que habla de que tipo de guachinches queríamos y cuales serían los guachinches del futuro. Mire señor, gracias por sus votos, pero si quería matizar algo digamos que le quedó muy mal. Otros estuvieron más afortunados, pero lo importante es que la proposición salió adelante y lo que esperamos es que se publique como Ley y que por parte de todas las instituciones se ponga en práctica, sobre todo lo que concierne a la publicidad engañosa, a la estafa y a la tomadura de pelo. Todos los letreros de los falsos guachinches deben caer.

Sabemos que todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida, pero no con el timo y la estafa. Alguien que viene de fuera ve lo de guachinche, se mete y solo ha comido en un restaurante, una tasca, un bodegón o una casa de comidas. Yo propongo que hasta que esa Ley se ponga en práctica, la gente de la tierra que sabe lo que es un guachinche no visite, ni consuma en negocios que hacen publicidad engañosa, yo creo que es una forma de presionar para que la Ley se ponga en práctica cuanto antes. Otro día hablaremos de otros detalles que se recogen en la Ley, pero creo que HOY GANARON LOS GUACHINCHES. Gracias a Paco Déniz por defender lo nuestro y convencer a la cámara para que lo apoyaran. Esperemos que no se quede ahí y se ponga en práctica cuanto antes.

Rafael J. Lutzardo Hernández

Rafael J. Lutzardo Hernández

Periodista y escritor. Actualmente colabora como columnista y realiza reportaje de sociedad en El Diario de Avisos.

Autor de numerosos prólogos de libros y programas de fiestas populares de nuestra tierra. Autor del libro "Vamos de Guachinches y otras casas de comidas"

Sígueme: