Desde La Mesa Mota

España, nuestro surrealista país, está pringado hasta las cejas

01.11.2018. Redacción | Opinión

Por: Paco Pérez

pacopego@hotmail.com

España, nuestro surrealista país, está pringado hasta las cejas. Tenemos una clase política deleznable, llena de gentuza (con sus honrosas excepciones, aunque ciertamente más bien escasas).

Si entendemos como pringue la acepción del diccionario de la Real Academia de la Lengua que hace referencia a "cosa grasienta o pegajosa que ensucia", podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que en los últimos años estamos en la más excelsa época de "la pringada nacional".

Los dos principales partidos políticos del país (a saber, PP por la derecha, y PSOE, por la supuesta izquierda) y los partidos independentistas catalanes están pringados hasta las cejas, sin excluir tampoco a Unidos-Podemos, por sus extrañas conexiones con los regímenes "democráticos" (qué pena) de la República Bolivariana de Venezuela del bruto de Nicolás Maduro y de Irán (guárdame un cachorro).

Como éramos pocos, ahora ha entrado en escena de nuevo el "señor" Villarejo, el comisario de las alcantarillas estatales y de los secretos de Estado, quien desde la cárcel ha puesto en marcha el ventilador para airear la mierda con sus famosas grabaciones a políticos, entre los que se encuentra la antigua secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que es de esas mujeres que parece que no mojan y empapan.

De lo que pase en este país ya no nos puede sorprender nada y aunque estemos hartos de tanta corrupción y de tanta pringada, todavía nos quedan muchas cosas sucias por saber, que saldrán a la luz pública más tarde o más temprano.

Aquí, por lo visto, no se salva ni el Cuco. Desde Chaves y Griñán (PSOE), en Andalucía, con los fraudulentos y multimillonarios expedientes de regulación de empleo hasta los innumerables casos de corrupción en el Partido Popular, con tipejos tan conocidos como Bárcenas, Rato, Fabra, Ignacio González y una relación interminable de cargos públicos y orgánicos, por no hablar ya de los conocidos y afamados delincuentes independentistas catalanes, desde el viejo capo Jordi Pujol y el caradura de Arturo Mas hasta los repulsivos ladrones y sinvergüenzas de Carlos Puigdemont y de Joaquin Torra, pasando por la "señora" Carmen Forcadell o la oronda figura de Oriol Junqueras, sin olvidarme tampoco de los "Jordis".

¡Qué asco! 

Paco Pérez

Paco Pérez

Periodista

Sígueme: